Zidane lo tenía bien pensado

 

Qué se puede decir de Zizou tras verle triunfar como jugador y como entrenador todo el planeta fútbol. Se sienta en la silla luego de convocar una conferencia de prensa sorpresa, suelta la bomba que Florentino ya tenía en sus manos y el mundo sólo habla del por qué, del cómo, poco del dónde, menos del cuándo. Seguramente el exjefe del vestuario blanco, con calma, sin presiones extras, mirará hacia atrás para hacer conciencia de todo lo logrado en dos años y medio. La idea desde el inicio era clara, presentado el 4 de enero de 2016 junto a su familia, el mensaje innegociable de la BBC era anecdótico al lado de la primera lección acerca de su postura táctica, piña, el yo para las duchas, discursos filosóficos posteriores a la autorreflexión. Aparcadas las divisiones, los egos, turno para el esquema base. Con Casemiro como diferencia, el siguiente paso era convencer a Isco y a Lucas que su momento llegaría… tiempo después el diálogo era con Asensio, rematando al público con el convencimiento a Cristiano de que había que abrir espacio para el descanso.

Fe total en el hombre de la polémica con el carnet, el mismo que no arrancaba con el Castilla, la opción menos pensada al despedir a Benítez por complacer a la gente más que a los despachos. El galo lo tenía claro al decir que la Liga era para él lo más importante. Con el Real Madrid a una distancia similar del Barcelona como en la recién finalizada campaña, golpe en el Camp Nou bajo atónitas pupilas de esos que lo creían incapaz para su primer Clásico, Ramos expulsado, victoria en el epílogo, freno a la racha y los que se notaban acomodados terminaron sacando cuentas hasta la última fecha. Preludio, quizás. Milan le tenía un regalo, convertir en moda pedir citas para las finales europeas. Ah, la noticia mala para sus rivales era que el objetivo no era simplemente jugarlas. La fiesta terminaba siempre en Cibeles.

Con el ángel que le acompaña desde que brindaba magia en el verde, encumbrándole en París y también en Glasgow, le dio a los merengues el mejor año en la honorífica historia blanca. Fueron cinco títulos en el 2017, resistiéndosele el único que no le vio sonreír en su corto tiempo en la banda madridista dando órdenes. Se va a tiempo, con manchas, porque ninguna obra es perfecta. No pudo detener la celebración azulgrana en el Bernabéu. El recinto de nombre Santiago se impacientó más de una vez antes de su inesperado adiós. Ahora, pedir más es mera avaricia de esos inconformistas que sólo asoman mientras la lluvia parece interminable, pero él, lejos de estar agazapado, hizo escampar con su flema, con la carga de las culpas, con la sinceridad de otros tiempos, con la decisión que congeló a todos, menos a él, quien al haberlo pensado con la cabeza fría en zona caliente, mostró su transparencia señalando el camino de lo correcto. No es una retirada, es un hasta pronto. A tiempo, sin justificaciones, sin reproches, con la tarea hecha. Lo demás es historia.

 

- Síguenos en Twitter e Instagram y no te pierdas ningún detalle.

Acerca de Arian Alejandro

Analista del programa El Balonazo de la emisora Radio COCO. Comento de Fútbol Internacional en Tribuna Deportiva y de Fútbol Cubano en Deportivamente y Cubavisión Deporte. Redacto para las Webs VIP Deportivo, Comuniate.com y Más Que Goles. Creador del Canal de Twitter En El Corner

Ver todas las entradas de Arian Alejandro →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *