Un principito en un mundo de Mesías.

Tras el rumor del posible fichaje de Antoine Griezmann por el conjunto azulgrana todos los aficionados al fútbol nos preguntamos, ¿Qué aspiraciones tiene el jugador galo?

Todas son respetables, aunque desde mi humilde opinión, la que no ha sido es el coqueteo que ha mantenido durante estos dos últimos años con algunos equipos y no respetando al club colchonero que ha sido el que ha hecho a Griezmann crecer, pero dejando eso a un lado, nos metemos en la cabeza del francés y pensamos cual puede ser la decisión que tome para salir del club rojiblanco.

Una de ellas, creo que la más aceptable sería la falta de títulos. El Barcelona todos los años consigue algún título y para ser un jugador top hay que sumar títulos año si y año también, pero nos hacemos la siguiente pregunta ¿qué importancia tendría el jugador galo en el club azulgrana?, tenemos un ejemplo en el fichaje de Dembélé. El joven jugador en su antiguo club, el Borussia Dortmund destacaba por su gran verticalidad y velocidad creando muchas ocasiones de gol gracias a su desborde y su gran manejo de pelota con los pies, pero claro en el club alemán casi todas las pelotas pasaban por él, en cambio en el club azulgrana todas las pelotas pasan por el astro argentino llevando el tempo del juego. Teniendo ese ejemplo, ¿Griezmann pasaría a un segundo plano en el Barcelona? Si es así, por muchos títulos que consiga y no teniendo repercusión en ellos no serviría de nada puesto que quedaría nublado por Messi, no teniendo la oportunidad de destronarlo.

Hemos mencionado que jugar con Messi es algo negativo ya que jugaría bajo su yugo, no todo es malo, ya que jugar con el argentino, Suarez y Coutinho puede ser muy positivo, pongamos un ejemplo y lo ha vivido el propio Griezmann en sus carnes. En el primer curso de temporada el francés se encontraba muy desganado en el juego y sin encontrar su sitio en el campo, en cambio llego Diego Costa y se vio un cambio muy importante tanto en su juego como las ganas que ponía dentro del campo. Al jugar el hispano brasileño por delante suya, marcaba a los defensas y Griezmann jugaba a sus anchas sin tener ningún marcaje y moviéndose por todo el ataque rojiblanco. Por lo que una posible llegada a la ciudad condal podría beneficiar al francés ya que tendría que aprender otros registros de juego y ser un Griezmann 2.0.

Aunque en el último partido de liga, todas las suposiciones de la posible venta de Griezmann al Barcelona se congelaron por un pequeño gesto que detallamos, Godín  se acercó a los aficionados colchoneros mandando a callar los abucheos que le hacían a Griezmann cada vez que tocaba la pelota, el uruguayo vino a decir  “Se queda”, aunque ya todos sabemos la credibilidad que tienen estas palabras hoy en día en el mundo del fútbol, aun así la gran mayoría de aficionados al fútbol piensan que quedarse en el club colchero es lo mejor y así conseguir la ansiada Champions.

- Síguenos en Twitter e Instagram y no te pierdas ningún detalle.

Un comentario sobre “Un principito en un mundo de Mesías.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *