Tinta Culé: ¿Messi ha hablado demasiado?

El crack argentino del Barcelona ha mantenido siempre una postura introvertida, esa que le ha permitido explotar en el rectángulo verde, el espacio que él ha convertido en su hobby ideal. En dicha figura geométrica pocos han podido recrearse como él, digamos que en su tiempo, el ex united, Madrid y ahora Juventus. De sus servicios se ha valido el club más relevante de la Ciudad Condal para competirle a los poderosos de la casa blanca, principalmente a nivel doméstico, pues en Europa quizás las deudas son más visibles.

Con el reloj biológico avisándole al 10 culé que el rendimiento por lógica irá en descenso, amén de las huellas posadas en la psiquis tras Roma y Anfield, el sudamericano ha encarado los micrófonos con la misma calidad que sus rivales sufren en el campo. Descontento con la directiva, con la planificación de los fichajes y el innegable dolor de ver ganar al archienemigo, incluso sin su estandarte de la última década, por lógica tiene que explotar lejos del césped. Ahora, si es correcto o no, eso queda a gusto del consumidor. Eso sí, más allá de los colores que se defiendan, el astro azulgrana debería incluirse en la autocrítica que recién acaba de expresar.

“con esto no nos ha alcanzado ni para la Liga”, son palabras que no tardaron en darle la vuelta al planeta fútbol. Llegados a este punto, de visita vienen las dudas. Con él, con uno de los mejores delanteros centros, así como uno de los miembros del top 5, resulta poco creíble pensar que no baste para marcar distancias con el resto de los elencos de la competición doméstica. De la media hacia atrás no es para tirar cohetes, dicen los más extremistas. La realidad, al menos por nombre, muestra otra cosa. Ah, el desgaste por el paso del tiempo pasa factura por mucho que el nivel en su día fuese casi insuperable. Contra eso, nada. Bueno, una gestión correcta valdría.

A todo ello tiene que hacer frente Leo, porque su salario le obliga, porque lo externo no debe hacer mella en su aptitud dentro de las cuatro líneas, donde él tiene todo para solucionar los problemas. No se puede obtener cada uno de los deseos que uno guarda en el cajón de las ilusiones, por lo que sin Neymar y quién sabe si otra petición perdida, la “pulga” está rodeada; en cuanto a once tipo, de piezas potentes para quedarse satisfecho en un alto porcentaje. Claro, al mirar el banquillo, parece; con respeto de los susodichos, un equipo que pelea por colocarse en Europa, lo que sí no compete al argentino.

Por ser la plantilla mejor pagada, sólo por ello, la manera en la que se despidieron de la lucha por el cetro liguero recibe como mínimo y de manera justa, el calificativo de bochorno. Con un DT que quedó en promesas, una directiva obsoleta y un aferramiento al estilo, cuando las piezas se mueven en otro ritmo, el reto de agosto pinta a peor. Es precisamente el sudamericano el único con la capacidad de levantar el sombrero y con un detalle de sus botines, girar el presente blaugrana. Otros pudieran secundarle, pero a esta altura la fe en ellos cala hondo en sus habilidades. Ya el futuro es cuestión de la ansiada limpieza que ha tardado en llegar. Sacrificar una temporada en pos de la reconstrucción no suena tan descabellado como parece. De lo contrario, los pespuntes teñirán el panorama que hoy es gris.

Convirtiendo las gambet

- Síguenos en Twitter e Instagram y no te pierdas ningún detalle.

Acerca de Arian Alejandro

Analista del programa El Balonazo de la emisora Radio COCO. Comento de Fútbol Internacional en Tribuna Deportiva y de Fútbol Cubano en Deportivamente y Cubavisión Deporte. Redacto para las Webs VIP Deportivo, Comuniate.com y Más Que Goles. Creador del Canal de Twitter En El Corner

Ver todas las entradas de Arian Alejandro →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *