Sin goles no hay cambios

Derrota por la mínima, pero derrota al fin. Bastó la diana del jugador Del Bayern Múnich Alphonso Davies al minuto 9 para que Canadá volviera a derrotar a la Selección Cubana de Fútbol en el segundo y último choque entre ellos en la primera edición de la Liga de Naciones de CONCACAF. Los norteños realizaron 5 cambios en su once respecto a lo presentado el pasado sábado en la goleada 6-0, pues la diferencia futbolística es notable desde hace mucho. Mientras, el DT cubano Pablo Elier, también modificó varias piezas, pero por motivos distintos. Fueron 5 jugadores los que dejaron el conjunto caribeño, previo y tras el duelo del día 7, otro desangramiento en medio del pésimo estado del más universal en la isla.

Más allá de analizar lo ocurrido en el más reciente de los choques, el conformismo de caer por diferencia de una diana no puede nublar la vista de esos que desde las oficinas se muestran inmóvil si de darle un giro de tuerca a la realidad futbolera cubana se trata. No es menos cierto que una derrota sin marcador abultado tiende a verse como aspecto esperanzador, pero vivir por ver, como reza el refranero, ya que cuando el 11 de octubre y luego el 19 de noviembre se enfrente a Estados Unidos, se volverán a escuchar las palabras: ridículo, desastre, humillación, fracaso… y los comentarios no dejarán de ser los mismos que pululan hoy, donde el cambio radical es el bocadillo más usual.

Claro, el cansancio no puede ser la primera de las justificaciones para abandonar la lucha de esos que abogamos por vislumbrar una mejoría en el fútbol de la mayor de las Antillas. Cuesta creer que se puede andar peor, pero si el cuerpo se mantiene inerte, el moribundo jamás reaccionará ante cualquiera que sea el estímulo, porque el daño parece irreversible. Urge voltear 180 grados el presente, para obtener buenas nuevas a mediano y largo plazo, pues los resultados no se pueden forzar, cuando el trabajo es inadecuado.

Con la cabeza fría, la calma y la paciencia no deberán ser sinónimos de quietud. Las prisas tampoco harán desaparecer los males como arte de magia. Se requiere actualización, personal que sienta pasión por el deporte y mucho sentido común. Quizás abrirse a la ayuda internacional, así como hacer válidos cada uno de los acuerdos que se firman con distintas naciones, los que quedan en fotos, noticias, firmas y en gavetas. Si hace falta gatear, se gatea, ya se podrá correr, pero con todas las de la ley. Eso sí, las condiciones de la Liga Cubana tienen que dar un paso adelante. Más allá de transporte u hoteles, detalles que han cambiado de forma positiva, las canchas, los salarios; a jugadores, técnicos y árbitros, además de todo el andamiaje comunicativo que requiere un torneo de primera división, son de esos aspectos que reclaman salir del estancamiento. A tener en  cuenta, el daño de la imagen del deporte cubano, algo que no puede pasar por inadvertido. El tiempo dictará sentencia.

- Síguenos en Twitter e Instagram y no te pierdas ningún detalle.

Acerca de Arian Alejandro

Analista del programa El Balonazo de la emisora Radio COCO. Comento de Fútbol Internacional en Tribuna Deportiva y de Fútbol Cubano en Deportivamente y Cubavisión Deporte. Redacto para las Webs VIP Deportivo, Comuniate.com y Más Que Goles. Creador del Canal de Twitter En El Corner

Ver todas las entradas de Arian Alejandro →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *