Más Cristiano que Ronaldo

Tras la exhibición de Cristiano Ronaldo en Turín, posiblemente hay poco más que añadir. Era una de sus cuentas pendientes, el gol que tanto se le resistió durante años. Gol importante que servía para ofrecer oxígeno al Real Madrid cuando la Juve incomodaba a los pupilos de Zidane. Bellísima factura, pero lo más importante desde mi humilde opinión es tener la personalidad de atreverse a hacerla. También es cierto que la Champions desde hace años parece ser el hábitat natural gracias a su figura de élite. Si fuera director de cine podemos considerar el gol como la obra maestra que siempre será un recuerdo imborrable.

Más Cristiano que Ronaldo no es un título accidental. Críticas feroces han sido vertidas contra el internacional luso por no disponer de un talento innato fuera de serie. Cristiano no empezó su carrera detrozando las redes contrarias a base de goles, más bien, tenía virtudes propias de extremos clásicos. En Manchester sus filigranas eran aplaudidas y nadie pensaba que alcanzaría la dimensión tan brutal que ha conquistado. Trabajando horas y horas mejoró el disparo, capacidad atlética y lo más importante, su respuesta psicológica en grandes citas. Ha sufrido el mal de otros mitos actuales como Lebron James o Rafa Nadal, deportistas cuestiones por no ser técnicamente brillantes. No obstante, bestias competitivas donde los sueños han sido transformados gracias a trabajar más que los demás.

Líder total en el campo nadie cuestiona su repercusión para las noches grandes. Cuando era pequeño soñaba con obtener grandes metas y las ha superado con gran amplitud. Más fuerte a nivel mental que nunca ha cambiado de registro evolucionando hacia el delantero total. Reventando partidos en cada jugada, balón que toca genera pánico en defensas rivales. Interviene menos en el juego que antaño donde recorría 50 metros como si fuera Usain Bolt y ha ganado efectividad. Reduciendo su campo de acción ha dado un gran salto en la posición de nueve transformándose en killer total.

Nunca había ganado el Real Madrid en Turín, «bestia negra» histórica cuando jugaba eliminatorias de Copa de Europa. Partido a partido en la máxima competición europea se ha convertido en el guardián de los sueños madridistas. También es un reflejo de ver como el trabajo con pasión te puede llevar a sitios donde solo el talento no basta. Mejor en sus movimientos tácticos, pesadilla realizando desmarques a los centrales y marcando la diferencia. Hace unos años su juego no se entendía si no tenía metros para correr; ahora, el área grande es la zona de confort con el objetivo de seguir escribiendo historias inolvidables.

- Síguenos en Twitter e Instagram y no te pierdas ningún detalle.

Acerca de OscarT

Estudiante de Marketing e ITM en Universitat Oberta de Catalunya. Ciclo superior en Gestión de Transporte y Logística. Ciclo superior en Comercio Internacional. Ex-futbolista, apasionado del fútbol, tenis y pádel. Director de Marketing y Comunicación de MásQueGoles. Twitter:@TheIlusionist8 - Instagram:@oskartr94

Ver todas las entradas de OscarT →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *