Llega la final más esperada, llega la final de la Champions League

Ya ha pasado un año de aquella final de Kiev en la que el Real Madrid derrotó al propio Liverpool por 3-1, ya ha pasado un año de esas declaraciones de Cristiano tras acabar el partido al micrófono de Rodrigo Fáez desvelando su destino.

También ya hace un año de las lagrimas de Karius, la confirmación de la hegemonía del Real Madrid, hace más de un año de ese 26 de mayo de 2018 y hoy llega el 1 de junio de 2019, donde, tras muchos años, veremos un campeón de Champions League inglés, Tottenham o Liverpool.

Tottenham

Parece mentira que esté aquí el Tottenham. Si nos lo dicen hace unos años no lo creemos.

Mauricio Pochettino ha creado un grupo impresionante que está demostrando a Europa lo que es, un equipo top mundial, con muy buenos jugadores, uno de los mejores estadios de Europa, al igual que su afición y una Champions, la que han realizado, impresionante.

Comenzaron esta competición no de la mejor forma, su grupo era muy complicado con Barça e Inter. Aún así, clasificaron a octavos aunque con varias dificultades, consiguiendo 8 puntos y empatando con el Inter.

Llegaron los octavos y los Spurs, emparejados contra el Dortmund, pasaron sin muchas dificultades con un 4-0 global. Entonces llegaron los problemas y en cuartos de final se enfrentaron al Manchester City de Pep Guardiola.

En la ida lograron un 1-0 muy pobre y en la vuelta sufrieron de lo lindo para clasificarse para las semis con un 4-3 en contra, donde llegaría el matagigantes, el Ajax. La ida fue en el nuevo estadio del Tottenham y el Ajax se llevó un 0 a 1.

Comenzó la vuelta, 2-0 para los holandeses. Parecía que ya estaba todo decidido, pero el Tottenham, contra todo pronóstico, hizo 2 goles y, en el último segundo, Lucas Moura puso el 2-3 que le acabó dando la clasificación a la final de Madrid a los Spurs.

Liverpool

Los reds, por su parte, cayeron en el grupo C con PSG y Nápoles como rivales potenciales, y con el Estrella Roja de por medio.

Consiguiendo, afortunadamente, nueve puntos se clasificaron a octavos como segundos de aquel grupo, un grupo que pronosticó que el Nápoles quedara tercero y cayera a Europa League.

En la ida, siendo fiel a su 4-3-3 ofensivo, Jurgen Klopp se enfrentó al Bayern de Múnich, consiguiendo un 0-0 en la ida y ganando uno a tres en la vuelta gracias a los goles de Sadio Mané y Virgil van Dijk.

Los cuartos de final fueron un paseo para los reds, que vencieron seis a uno en el global al Oporto de Iker Casillas.

Lo consiguieron con la victoria en la ida de dos a cero con goles de Naby Keita y de Roberto Firmino, y con el uno a cuatro en la vuelta gracias a los goles de Sadio Mané, Salah, Firmino y Van Dijk. Por su parte, el Oporto solo pudo marcar uno, obra de Éder Militão con un remate de cabeza en un córner.

Llegaban las semifinales, llegaba el partido ante el Barcelona, uno de los cocos de la Champions.

Los reds, con un 4-3-1-2, cayeron tres a cero en el Camp Nou con dos goles de Leo Messi y uno de Luis Suárez.

Sin embargo, en la vuelta, sin nada que perder, el Liverpool se mentalizó bien y derrotó cuatro a cero al Barcelona, logrando la clasificación a la final gracias a los goles de Divock Origi y Georginio Wijnaldum.

Cabe destacar, de paso, que en la vuelta ante el Barcelona, el Liverpool volvió a su 4-3-3 ofensivo.

Enfrentamientos previos entre ambos finalistas

El Liverpool y el Tottenham ya se conocen de antes, ya tienen cierta rivalidad en la Premier.

Esta temporada se han enfrentado dos veces esta temporada, saliendo beneficiado el Liverpool en ambos casos.

En la quinta jornada de la Premier League, un sábado quince de septiembre de 2018, el Liverpool llegaba al campo de los spurs como primero en la tabla frente a un Tottenham que estaba quinto.

Resultó ganador el Liverpool en un duro encuentro por uno a dos con los goles de Georginio Wijnaldum y Roberto Firmino, siendo Erik Lamela el causante del gol del Tottenham.

No fue hasta la jornada 32 de la liga doméstica cuando se volvieron a enfrentar, un domingo treinta y uno de marzo de 2019.

El Liverpool volvía a ganar con el mismo resultado, un resultado con diferencia de un gol gracias a los goles de Roberto Firmino y el gol en propia de Toby Alderweireld, gol precedido de un cabezazo de Salah.

Por su parte, los spurs marcaron gracias al gol de Lucas Moura.

Para concluir, he de decir que todo está por ver en esta gran final del fútbol inglés. Gana quien gane, ganará el fútbol, porque ambos equipos han hecho una excelente campaña para llegar hasta aquí.

- Síguenos en Twitter e Instagram y no te pierdas ningún detalle.

Acerca de Luis Aguilar Ramos

Del Manchester United y del Málaga. Intento de futuro periodista. También me gusta jugar al Football Manager. ¿Esperas que te cuente algo más? Puedes seguirme en Twitter para ello

Ver todas las entradas de Luis Aguilar Ramos →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *