Historias del Alba: Capítulo 41 «Un partidazo en Eibar como regalo de Reyes S.D.Eibar 0-3 Albacete Balompié (Temporada 90/91)

El miércoles pasado se cumplieron 30 años de uno de los mejores partidos del Albacete, en un campo con fama de inexpugnable. Esto era Ipurua.

Hoy en Historias del Alba nos vamos con nuestra máquina del tiempo al día de Reyes de 1991. El seis de enero de 1991, el Albacete visitaba Eibar en la jornada 17º del Campeonato Nacional de Liga. En las jornadas anteriores, el Albacete perdió ante el CD Malaga en la Rosaleda (3-2). También fue un partido histórico que trataremos en su momento. También, se cedieron puntos en casa (0-0) ante el Xerez, ahora en Tercera División. 

Se puede decir que el equipo blanco estaba atravesando un pequeño bache en la temporada. Llegaría otro en el mes de abril, pero en las últimas cuatro jornadas, el equipo iría como un cohete hacia la Primera División. 

El conjunto armero tenía fama de aprovechar al máximo el estilo de fútbol que le ofrece el campo de Ipurua: pequeño, con espacios reducidos que invitan a rentabilizar al máximo las jugadas a balón parado. 

En aquella temporada, al igual que la anterior, se le ofrecían cajas de vino y queso a los equipos que el Albacete visitaba por cortesía de “Alimentos de Castilla-La Mancha” una forma de la Junta de Castilla-La Mancha de promocionar los distintos productos alimentarios de la tierra. 

Hablemos un poco de EibarEibar es una ciudad situada entre las montañas de los montes vascos. Allí, en el valle de Arrate, se asienta Eibar, una ciudad orgullosa de su equipo y de formar parte de la Historia de España, ya que fue la primera ciudad donde se izó la bandera tricolor republicana. (el 14 de Abril de 1931 a las 6 de la mañana) 

Yendo a analizar la plantilla de nuestro rival, se compone básicamente de jugadores de la provincia de Guipúzcoa. A menos de 30 kilómetros de la ciudad, se formó un equipo de obreros que jugaban los fines de semana por su club… y durante la semana trabajaban en su empleo. José Ignacio Garmendia trabajaba en su carnicería en Villabona, su pueblo “Yo fiché por el Eibar de la manera más sencilla. A los dieciocho llegué un día a mi casa con mi madre y le dije que había fichado por el Eibar “¿Pero te lavan la ropa?” “Sí, por supuesto” “Vale, haz lo que quieras”. Garmendia, en el programa ‘Informe Robinson’ siguió contando sus experiencias con el equipo armero. “Nunca dejé de atender mi carnicería por el fútbol. Y los sábados no entrenaba porque tenía que atenderla”. Incluso el club le pagaba el kilometraje desde Villabona a Eibar (unos 60 kilómetros) para entrenar y subirse a bus. 

Una actividad la de subir y viajar en el bus que en los equipos de fútbol puede parecer de lo más cotidiana pero que en la Sociedad Deportiva Eibar hicieron de la tortura, un juego. Lo vuelve a explicar Garmendia “Lo mejor del fútbol sin duda es el autobús”. “A veces por carreteras secundarias decíamos “Os apuesto que el primer coche que nos cruzamos es rojo” o le hacíamos bromas al entrenador mientras dormía”. Aquellas largas travesías por España eran una terapia que el equipo azulgrana tenía que hacer cada quince días. Garmendia lo volvió a explicar “Vas a Murcia”, 4-0 pierdes, a curras el día siguiente, te permite en la distancia comerte mucho la cabeza” 

Centrándonos ya el en partido, el Eibar salió con el siguiente once: Garmendia; Artucha, Bautista, Roberto, Aldalur; Ugartemendia, BarriolaKarabegIgoaVixente y Luluaga. Arrien sustituyó a Barriola y Artetxe a Bautista. 

Por el Albacete jugaron: Conejo; Julio Soler, Menéndez, Juárez, Quique Latasa; Catali, Manolo, Pedro Parada; Antonio, Zalazar y Corbalán. Entraron de cambio: Moqui por Menéndez y Martín por Corbalán 

Goles: 

0-1: Veintisiete minutos: Falta que saca Zalazar, por cierto, la saca mal, despeja Garmendia, Manolo centra de nuevo y Corbalán cabecea a gol. 

0-2: Sesenta y dos minutos. Manuel Salvador Serra ‘Manolo’ se va de tres, llega hasta línea de fondo, y de tiro cruzado, bate a Garmendia 

0-3 Ochenta y siete minutos: Antonio dispara de volea desde el área pequeña, tras servicio de volea de Martín. 

Arbitró el colegiado Rubio Valdivieso, del Comité Castellano-Leonés. Aplicó bien la Ley de la ventaja y mostró siete amarillas. A saber: Barriola, Bautista y Aldalur para el Eibar y para el Albacete: Juárez, Zalazar, Antonio y Menéndez 

El partido fue según el corresponsal de MARCA José Antonio Rentería, “Justa victoria del conjunto manchego, que en todo momento fue superior al conjunto eibarrés que se vio superado en todo momento por los chicos de Benito Floro a lo largo de todo el encuentro. En la primera mitad, los eibarreses se acercaron con peligrosidad al área de Conejo por medio de acciones de Barriola, bien acompañado por Igoa. Sin embargo, el Albacete fue quien obtuvo las mejores ocasiones. A los siete minutos, Zalazar envió un balón al larguero. 

Poco a poco, el Albacete fue haciéndose con el control de la zona ancha, donde el conjunto de Benito Floro mostró superioridad técnica a los de Miguel Echárri. En el veintisiete, Carbalán adelantaba a su equipo, frente a un Eibar mermado de ideas. 

En la segunda mitad, el Eibar trató de conseguir igualar el partido. El Albacete contrarrestaba con rápidos contragolpes y consiguió otros dos goles, Obra de Manolo y Antonio. Triunfo de mérito en un campo que el fútbol español consideraba inexpugnable. 

Tras acabar el partido, y mientras el bus de los manchegos dejaba la ciudad armera, la gente salía de los bares para aplaudir a Benito Floro y sus hombres. Antonio, declararía a los medios albaceteños desplazados “Este equipo huele a ascenso”. Vaya si olió, querido Antonio, y esa historia, ya la conté. Hasta el siguiente capítulo. 

Vídeo cortesía del periodista de Radio Marca y ex de Cadena SER y Localia TV (desaparecida) Luis Castelo 

- Síguenos en Twitter e Instagram y no te pierdas ningún detalle.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *