Historias del Alba. Capítulo 40: 60º Aniversario Estadio Carlos Belmonte (I) «El último Partido del Campo del Parque

Esta Semana en «Las Historias del Alba» empezaremos una serie de artículos en honor a nuestro Estadio, nuestra casa. Echaremos una mirada al pasado para recordar el anterior recinto del club blanco: El Campo del Parque de los Mártires.

El estadio Carlos Belmonte fue inaugurado el 9 de Septiembre de 1960. Antes de que el Estadio actual del Albacete Balompié fuera construido, el equipo blanco jugaba en el Campo de los Mártires (parte de él, es el actual Parque de Abelardo Sánchez). También conocido como el Campo Cinegético, ya que era propiedad de la Sociedad de Cazadores de Albacete. El resto del terreno es ahora un Mercadona. (aunque lo parezca no es publicidad) 

Nos vamos con nuestra máquina del tiempo al 28 de Agosto de 1960. Último domingo de agosto y Albacete prepara sus fiestas patronales. A nivel deportivo, el Albacete prepara su temporada 1960/61 que acabaría en ascenso en una ciudad que me trae recuerdos ambiguos: Badalona. 

No hablaremos de ese ascenso aquí, que dejamos para otras ediciones de la “Historias del Alba”. 

El Campo del Parque se estaba quedando viejo. Para el recuerdo de la gente que lo vivió quedan las gestas de los primeros ascensos, y “La Copa del 49”, travesía copera que fue el primer capítulo de esta sección. 

Nuestro rival en el encuentro era el Oriental de Lisboa. Aunque el equipo llevaba el nombre de la capital lusa, en realidad pertenece a la freguesía (municipio) de Marvila. Hoy en día, Marvila es un barrio de Lisboa, y su equipo en 1960 era un equipo asentado en Primera. Una metáfora de la gentrificación de las grandes urbes europeas. 

Centrándonos ya en el partido, el conjunto local del Albacete salió con: Timor, Salas, Bazaco, Aparicio; Tino, Riquelme; Fuentes, Frutos, Dagoberto Moll, Periquín y Eduardo. En la segunda parte entraron de cambio: Salazar por Timor, Mateo por Aparicio, Simón por Tino, Leal por Fuentes, Baila por Periquín y Cesáreo por Eduardo 

Por parte del equipo portugués jugaron: Edmundo; Leal, Viriato, Francelino, Alfredo, Marciano; PoutisoCeninhoCristobaoCeninho; Nogueira y Pina. En la segunda parte Pataca sustituyó a Pina, Manuel-Carlos a Cristobao, Jack a Alfredo y Adolfo a Nogueira. 

‘La Voz de Albacete’ comenzaba así la crónica del partido amistoso: “El viejo campo del Parque De Los Mártires ha terminado su Historia federativa y ha dado el cerrojazo con una derrota. Duele por ambas cosas. “Ya se cumple la ley inexorable. Poco a poco caerán sus tapias que nos eran tan familiares. Y a los albacetenses nos quedará en el alma un poco de polvo de los años y de su espectáculo en el terreno de juego. También el de algunas tardes felices y de otras no tanto. Esto es lo que tiene la vida” 

“A todos los que amaron el Viejo Campo del Parque, porque amaban la ciudad y son los que más íntimamente han sentido las cosas renovadas” 

“Su plazo vital se acaba el 9 de septiembre, hasta entonces seguirán entrenando los jugadores, pero ya en los graderíos habrá soledad. Ya no temblarán sus viejos maderos con las emociones deportivas. Definitivamente su muerte está cerca y lo que quede, pertenece a los poetas de Albacete” 

“No fue justa la derrota del Albacete; vaya por delante. El Albacete comenzó el partido con un juego impropio debido a su ineficacia (al menos en el primer tiempo) hizo méritos suficientes para al menos igualar el tanteador. Esto no es ver las cosas con partidismo. Queremos ser ecuánimes. 

“No vimos en el “Oriental de Lisboa” un equipo, duro, pegajoso, cubriendo las zonas más que a los hombres el vencedor legitimo del choque. Y al final mostraron el trofeo sus jugadores. Algo que no levanto aplausos en los graderíos”. Si el partido hubiese terminado en empate, no habría habido tiempo para prórrogas pues la tarde había perdido su brillo, la Copa hubiese sido para los lusitanos. Pero hay diferencia; y más con las malas formas y malos modos de sus jugadores al finalizar el partido”. Ellos marcaron tres goles fáciles y la enorme ventaja no pudo ser igualada. 

“La derrota ante este equipo de Segunda División portuguesa no ha llevado el desánimo entre la afición y mucho menos en los directivos. Al contrario, casi hay que agradecerlo porque este tipo de partidos sirven para perfilar el equipo titular de cara a la Liga” 

“La prueba resulto un éxito tanto en la media como la delantera. Y hubo otro importantísimo en la defensa”. 

“Comencemos diciendo que en la media Simón y Riquelme a nuestro juicio fue una de las bases de nuestro equipo en la segunda mitad. Gracias a estos dos jugadores, los manchegos mejoraron… 

Los goles 

0-1: 20 minutos. Obra de Marciano, de un tiro lejano 

0-2: A los 36 minutos. De Cecinho a pase de Nogueira 

0-3: a los 40 minutos: Obra de Poutiso. 

1-3: a los 59 minutos: Tras una triangulación entre él Dagoberto Moll y Leal que culmina este último. 

2-3: a los 90+ minutos: De Simón. Fuerte tiro desde el centro del campo. 

Arbitró el encuentro el señor Ceresuela del Colegio murciano que dirigió el juego con exacto criterio. 

Los prolegómenos fueron muy bonitos, con el Oriental de Lisboa llevando la bandera española y el Albacete, la portuguesa. Hubo aplausos para todos, algo que no sucedería al final por los desmanes de los jugadores portugueses. 

En los portugueses destacaron el portero Edmundo, los defensas Leal y Viriato, el delantero Cristobao y el interior Nogueira. 

Con este partido amistoso terminó de usarse el Campo del Parque de los Mártires. A partir de ese momento se usó el estadio actual: El Carlos Belmonte que se inauguraría días después. Pero, esa como digo siempre, es otra Historia. 

Imagen aérea del Campo del Parque (1951)
Escudo del Oriental de Lisboa, rival de aquel día
- Síguenos en Twitter e Instagram y no te pierdas ningún detalle.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *