Historias del ‘Alba’: Capítulo 33: Un Deja Vú Noventero, el nacimiento de mi primo, Miguel Ángel y Cuando Fuimos los Mejores

En estos días en los que el Deportivo intenta arreglar en los despachos lo que no han hecho en el terreno de juego, vamos a recordar otro episodio parecido al de estos días. Aclaro que los que intentan arreglar la situación son el Consejo de Administración y una parte de su afición que les compra el victimismo. Aprovecho para terminar la temporada de la Historias con una pequeña reflexión personal.

Hoy en Historias del Alba, vamos a hablar de la última jornada de la temporada 90/91. En unos días como estos en los que hay mucho debate sobre si se tenía que haber repetido la jornada o no, vamos a recordar entre otras cosas lo que aconteció tanto antes como después. 

Tres equipos se disputan el Ascenso: Albacete Balompié, Deportivo de La Coruña y R. Murcia Como cada última jornada se especula con el trasiego de maletines. “La Verdad de Albacete” publicó en los días previos que un directivo del Murcia ofreció dinero al Salamanca por dejarse ganar. Los murcianistas se defendieron diciendo que iban a fichar al extremo Paco y a Roberto Martínez. Ninguno de los dos ficharía 

En Albacete, se desbordan las peticiones de entrada que llegan desde toda la Región. Se reserva un pequeño porcentaje del aforo para el día de partido, 9 de Junio de 1991, por lo que cientos de personas pasan la note al raso para intentar conseguir una entrada. Además funciona la reventa, algo casi nunca visto en el Estadio Carlos Belmonte. 

Hacía poco había ocurrido el atentado contra la Casa-Cuartel de la Guardia Civil en Vic (Barcelona) y España estaba acongojada porque faltaban pocos meses para los JJOO y la Expo. 

Los tres candidatos no fallaron en la jornada anterior ante: Bilbao Athletic (Real Murcia), Real Celta de Vigo (Albacete Balompié) Levante. U.D. (Deportivo de La Coruña) 

Tanto coruñeses como manchegos tuvieron que llevarse a sus respectivas plantillas a Paradores y Hoteles Nacionales para evitar distracciones. 

En el caso de Albacete, las peticiones de entrada llegan desde Costa Rica, de allí es Conejo, portero titular de los blancos. Su representante, cuando firmó por el Albacete le dijo que iba a fichar por un equipo filial del Madrid. Estuvo a punto de irse, al sentirse engañado “Yo no sabía dónde estaba Albacete” llegaría a declarar. 

Ese fin de semana del 9 de Junio, mi familia se encontraba dividida. Mi abuelo, gran seguidor del Alba (y del Real Madrid) estaba en Pontevedra asistiendo al nacimiento de mi primo Miguel Ángel. Ya comenté en otro capítulo de esta serie que mi familia aprovechó el Puente de Castilla-La Mancha para ir a visitar a mis tíos la semana antes de esta historia: el día del Celta de Vigo Albacete. A mi abuelo le tocaba quedarse de guardia en el Hospital con mi tío. Decidió llevarse la radio para oír la jornada. La radio tiene su parte en esta historia. Volvemos al ambiente previo. 

En la noche previa, según cuenta la leyenda, cientos de hormigoneras de Bergantiños se dedicaron a hacer ruido para amargar las horas previas a los jugadores murcianos. Algo desmentido por los protagonistas a día de hoy. 

Después de tanta previa, vamos con las alineaciones del Albacete Salamanca. Por los locales jugaron: 

Albacete: Conejo; Coco, Monfi, Juárez, Menéndez; Franco, Catali, Parada, Zalazar; Antonio y Corbalán. Entraron de cambio: Víctor por Pedro Cobalán y Carlos por Antonio. 

Salamanca: Cervantes; Gil, Vernezovic, Balta, Higuera; Abajo, Manolo, El Gharraf, Jorge, Juan Carlos; Paco. Entraron de cambio: Nery sustistituyó a Paco y Emilio entró por Jorge. 

En la primera parte, el Alba salió bloqueado. Quizás porque veía el objetivo cerca, quizás por el ambiente. Los de Floro tocaban la pelota, pero sin claridad en los últimos metros. Las pocas ocasiones que se convertían en disparos, los atajaba Cervantes. A los seis minutos Corbalán mandó un disparo alto. Y ese fue todo el bagaje ofensivo de los blancos en el primer acto. 

Camino al vestuario, Floro pregunta a sus asistentes “¿Cómo va el Coruña-Murcia”? “No ha comenzado porque se les ha incendiado una grada” 

Benito se queda blanco. Floro no dejaba nada a la improvisación y se dirige a la caseta del árbitro: 

-El partido de Coruña no ha empezado, hasta que no lleguen al descanso, no salimos a jugar. 

-Por favor, señor Floro. No haga eso-dijo García Prieto- es mi último partido. Saque a su gente. Juegan muy bien y lo van a conseguir. 

Mientras saltaba el Albacete, en Riazor, miles de Bengalas incendiaban la Tribuna de Preferencia. Se pretendía que fuera una muestra de ‘O Meigallo’ coruñes. 

Arsenio Iglesias, entrenador del Depor, se muestra indignado: “Pero ¿Es que siempre nos tiene que pasar algo?” Era un hombre más curtido en los fracasos que en las victorias 

Con una hora de retraso el partido comienza en Riazor. 

Finalmente, el Albacete Balompié salió a jugar a pesar de no haberse respetado el criterio de jornada unificada (los partidos comenzaban a las 18:00). 

En el segundo tiempo, el Albacete de Floro salió a arrasar. Ya a los dos minutos de la reanudación; Centro de Parada, toca Catali, cabecea Antonio y Cervantes la manda a córner. La gente para divertirse hacía la ola humana a pesar del 0-0. A los cinco minutos llegó la jugada del penalti: Zalazar robó un balón; balón profundo para Parada que centra para Antonio y Juan Carlos Abajo le traba. Penalti. Zalazar transforma. Comenzaba la Fiesta en ese momento. Diez minutos después llegó el Segundo: Franco hace un pase de la muerte sobre Zalazar, y el uruguayo suelta un cañonazo desde fuera del área. Zalazar se pasea y García Redondo le apremia para continuar con el juego. En el 80’ Victor intenta una vaselina para superar a Cervantes. 

Mientras todo esto ocurría; mi abuelo en el Hospital de Vigo (Pontevedra) sufría siguiendo el partido por la radio. Sobre este día me contó, que tuvo que poner la radio a tanto volumen que las enfermeras y los celadores le invitaron amablemente “a salirse al jardín sí quería escuchar la Radio”. Aun ciego (desde 1983) y sordo, iba al Carlos Belmonte con mi padre hasta que las fuerzas le acompañaron. Cuando Zalazar metió el segundo, rompió a llorar. Dos mujeres se le acercan preguntándole “¿Qué le pasa?” “Ha nacido mi nieto”. Parte verdad y parte mentira, lloraba por vivir el momento más importante del fútbol manchego hasta la actualidad, lejos de su tierra. Mi padre intentó llamar a mí abuelo, pero no pudo hacerlo hasta pasadas cuatro horas. 

En Riazor, mediada la segunda parte, Stojadinovic sentencia el ascenso para los gallegos. “Barça Madrid ¡¡Ya estamos aquí!! Catali declararía al ‘MARCA’ “Tenemos que pensar en las posiciones de UEFA. Sí nos conformamos con la permanencia, nos hundimos” 

Al final mi abuelo, sí pudo hablar con mi padre. Antes de que se cortara la línea le pudo decir “Abuelo, abuelo… ¡¡Somos de Primera!!” 

Espero que algún día esta historia pueda tener una versión 2.0 con mi sobrino Álvaro y con la Comunidad de “Twitter AB” a la que espero conocer muy pronto, si el COVID nos deja. Llevo tres años sin ir a un partido de fútbol como público. Desde que mi padre se fue me ha faltado en muchas ocasiones, esa compañía masculina para mientras vemos el fútbol contarnos nuestras vidas “¿Hijo estás bien?” “¿Hay alguna chica que te guste?” “Hijo, no te preocupes por no tener las prácticas. Ya llegará” 

Hemos conseguido la permanencia, disfruten. FELIZ VERANO.

Benito Floro, aupado en hombros por la afición.
Una imagen del incendio de Riazor

 

- Síguenos en Twitter e Instagram y no te pierdas ningún detalle.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *