Historias del ‘Alba’: Capítulo 24. Temporada 02, Capítulo 06 «El TALGO Madrid-Pontevedra-Santiago, El nacimiento de mi primo Miguel Angel, Un Colegio de Valdeganga,

Hoy en «Historias del Alba» voy a contarles como fue el penúltimo paso para tocar el cielo. Como un acontecimiento familiar como es un embarazo, sirve para asistir al penúltimo paso y dónde dicen que se ascendió realmente. El tren que tantas veces tomé fue el que se estrelló en Angrois pocos días antes del «Día de Galicia». Disfrútenla. Es una historia bonita. Como homenaje a José Luis Cuerda he intentado escribir el artículo en presente como si fuera un flashback

Hoy en Historias del ‘Alba’ nos vamos con nuestro Delorean Albacetista hasta el 2 de Junio de 1991. Os dejo en el estadio de Balaidos, pero retrocederemos unos días antes. Estación de Chamartín Norte (Madrid) 29 de Mayo de 1991. Una familia de conquenses llega apurada al TALGO que les llevará hasta Pontevedra. Eusebio, el cabeza de familia, tiene especial ilusión por este fin de semana. Su equipo juega en Vigo el, si las cosas se dan bien, partido más importante de su Historia. Lo hace contra un Celta que no se juega nada- salvo el honor y las sustanciales primas potenciales que pueden llegar desde Murcia, sus vecinos coruñeses u Orihuela. Además va a haber un nuevo miembro en la familia Sierra Nuñez en los próximos días: el 9 de Junio nacerá mi primo Miguel Ángel.

El Celta llega a este partido en décimo lugar con 35 puntos virtualmente salvado y sólo una carambola les podía hacer descender. Su temporada ya ha acabado. En la Previa se destaca lo curioso de que las aspiraciones del Deportivo de La Coruña dependieran del Celta.

El Alba, por su parte, llega segundo con 45 puntos a este partido. El MARCA escribe: “Hoy pueden rematar la faena. Historia ya la han hecho, quieren entrar por la puerta grande”

Nada más bajarse del TALGO, se van a dormir. Diez horas sentado en un tren son muchas horas. Yo lo sufriría años después haciendo el mismo trayecto.

En aquel viaje también hay otros pasajeros ilustres; como la actriz extremeña Florinda Chico. La actriz era una de los asiduos pasajeros de la línea Madrid-Pontevedra-Santiago. Mi familia se la encuentra muchas veces en las decenas de veces que haremos ese trayecto.

La mañana siguiente: mi padre y mi abuelo se van a por sus entradas con mi tío de chófer. El resto de la expedición se queda en casa cuidando de mi tía. Me hubiese gustado decir que tío también quería asistir al partido; el es del Atlético de Madrid, aunque estará presente en la Historia del Alba que concierne al doblete colchonero. Al llegar a la taquilla del Estadio de Balaidos tras el cordial “Buenos días” de mi padre, notan su acento manchego. Los taquilleros le dicen abiertamente en castrapo (una mezcla de español y gallego) “Vamos con vosotros. Tienen ustedes un equipazo. Se merecen subir. Quién sea menos los ‘Turkos’ (El Depor). Mi padre agradeció tanta deportividad de los rivales con un “Gracias pero no depende de nosotros”

Mientras tanto la plantilla del Albacete tiene otros planes para la anoche anterior el partido. Se van a ir de fiesta a una marisquería sin suficiente dinero. La mariscada la pagan entre cuatro o cinco. O eso me cuenta años después ‘Catali’

Hablando ya del partido: ambos equipos tienen las siguientes alineaciones.

Por parte celeste juegan: Mate; Otero, Cantero, Mandiá, Atilano; Fernando, Fabiano, Nacho, Juric; Moska y Vicente II. Entraron de cambio: Pinto por Vicente II y San Román por Ferrando.

Por los manchegos juegan: Conejo; Coco, Monfi, Júarez, Menéndez; Franco, Zalazar, Catali, Parada; Antonio y Corbalán. Entraron de cambio: Víctor entró por Antonio en el 55′ y Jon García por Franco en el 84′

Según la crónica de Marca al día siguiente “El partido fue horrible. Casi soporífero. Lo difícil era saber que hacían allí los dos porteros. El Albacete jugó con estilo el primer tiempo en el centro del campo, pero apenas inquietó. Solo un disparo de Zalazar a la media hora hizo pensar que las porterías estaban para algo. El público que no tenía culpa de nada fue quién pagó el “espectáculo”. En el minuto 66′ llegó el 0-1: un balón suelto dentro del área, lo recoge Víctor que de espaldas suelta un globo espectacular. MARCA denomina “churro” al tanto al día siguiente. A mí me parece de los más espectaculares que he visto nunca.

Cuatro minutos después llegó el 0-2: Centro de Parada que intercepta Maté pero no atrapa y Franco termina de anotar.

Poco más dio de sí el encuentro. Mi padre y mi abuelo le dieron la mano a Benito Floro. Mi abuelo era invidente por un glaucoma (tensión ocular) desde 1983, pero mi padre y sus compañeros de grada le contaban lo que ocurría en cada partido En aquella jornada unificada los rivales Murcia, Málaga y Orihuela ganaron sus encuentros. Esto quiere decir que en la última jornada se resolvería todo. Mi abuelo no estará en el Belmonte el 9 de Junio del 91. Pero esa, como digo siempre, es otra historia.

- Síguenos en Twitter e Instagram y no te pierdas ningún detalle.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *