Historias del ‘Alba’: Capítulo 01: La Copa del 49

En esta sección, contaré historias curiosas, hazañas memorables, anécdotas en definitiva, de uno de los históricos del fútbol español: el Albacete Balompié 

Hoy, como primer capítulo de mis «Historias del ‘Alba'» os llevo con mi máquina del tiempo a la temporada 48/49 en la que el ‘Alba’ hizo una de las mejores actuaciones de su Historía. Las ediciones del 77, 83,y 95 son otras (con las distintas denominaciones del formato) en lasque el cuadro albaceteño hizo un gran papel. La del 95 tiene varias historias que protagonizarán este espacio. Pero eso; lo dejamos para otro día

Para poner un poco de contexto histórico; empezamos por señalar que nos situamos en los inicios de la postguerra, finalizada la Guerra Civil.La gente con más edad del lugar siempre cuenta que “por las calles no había gatos ni ratas”. Adivinad por qué. Y no era precisamente para combatir la soledad.

Hay que tener en cuenta que en esa temporada el Albacete Balompié cumplía su octavo año de vida, era un equipo muy joven, pero que ya había protagonizado alguna gesta Copera, en concreto en la Temporada43-44, en la que llegó a los modernos dieciseisavos, en los que cayó contra el RCD Córdoba.


También disputó en la temporada 46-47 una Fase de Ascenso a Segunda División (llamada entonces Fase de Campeones),que acabó en escándalo de ámbito nacional al descubrirse que el encuentro disputado en León por el Albacete contra la Cultural  se amañó comprando a un defensa y al portero culturalistas.

Ya en los primeros años, hasta los 80, el Albacete Balompié era una mezcla de “estrellas” de Primera División con canteranos que eran “héroes anónimos”. Iban a jugar, venían y entre semana desempeñaban su oficio como Fiestas o Mariano “El Limonero”. En aquel equipo las “estrellas” eran Costa y Belló Campeones de Liga con el Valencia en el 44.

Una acción en el Campo del Parque (actual Parque Abelardo Sánchez)


Con estos antecedentes, el Albacete empezaba su andadura en la Copa del Rey en los últimos días de diciembre de 1948.Primero cayó el Cieza,en el Campo del Parque por 3-1,y en la siguiente ronda el Albacete vencía al Almería a domicilio por 1-2. Eran dos rivales de parecido nivel al conjunto manchego, por lo que los triunfos eran previsibles.

Se iniciaba el año (2 de Enero de 1949)con un partido más difícil, y de gran rivalidad, ante el Murcia de Segunda División, pero que había militado en la División de Honor muchos años, en su antiguo estadio de La Condomina. El favoritismo murcianista era patente, pero el Albacete en un partido pleno de raza, acometividad y plena ligazón(según las crónicas de la época) venció en terreno «enemigo»por 2-3. Los goles para el Murcia de Sornichero y Arechavaleta no pudieron contrarrestar los goles para el Albacete de SalvadorJuan Costa y Luis Belló.

Esperaba el Alcoyano, ya de Primera División, en el Campo de los Mártires. El 15 de Marzo de 1949 saltaban al campo bajo la dirección del colegiado Celestino Rodríguez los siguientes hombres:

Alineación del Alba, contra el Alcoyano


Albacete: Augusto;Nicanor, Martínez; Fernandito, Morales, Montoya, Costa, Lolín,Belló, Martínez y Porro.

Alcoyano: Martín, Pitarch, Germán,Botana, Cano, Blinches, Ilstruch, Cerdán, Venancio, Navarro y Ara.

Hubo intercambio inicial de banderines, por ser la primera visita alcoyana a Albacete. Pero solo fue un acto de cortesía inicial, luego el Albacete de Tercera dominó completamente el juego.Marcó un gol a los cinco minutos de juego la gran estrella del equipo, Juan Costa (figura y goleador del Valencia años atrás). En la segunda parte, el poderoso Alcoyano intentó no caer derrotado pero nunca pudo con el modesto Albacete, y el encuentro finalizó con 1-0.

La alegría se instaló en los aficionados que acudieron al campo y en la gente de Albacete, ya fueran aficionados al fútbol o no. Como tantas otras veces, el fútbol fue el vehículo para que la gente olvidara por unas horas la miseria de un Albacete que, como el resto de España, acababa de salir de una terrible Guerra Civil que aún se dejaba sentir, en forma de hambre, calamidades, represión, o cartillas de racionamiento citadas al principio…

Tocaba en octavos de final otro Primera División, el Tarragona. La ida se jugaba en terreno tarraconense, el domingo 21 de Abril de 1949. Arbitrando Alvarez Corriols, y con poco público en las gradas, así formaron los equipos:

Tarragona:Dauder (sustituido por Soro, por lesión), Cobo, Taltavull, Corona,Ruiz, Perdomo, Alsúa, Gallardo, Martín, Vázquez yBravo.

Albacete: Augusto, Sáez, Nicanor, Martínez, Morales,Igual, Sapiña, Valentín, Roca, Belló y Porro.

Comenzaba el partido, y el Gimnástico de Tarragona daba su estado habitual en Liga, es decir, mediocre, pese a marcar a los 11 minutos por medio de Martín. Mientras tanto el Albacete se mantenía bien plantado e incluso contragolpeaba con peligro, y empataba por medio de José Mercader «Porro» a los 44 minutos de la primera parte. En la jugada se lesionó el portero tarraconense Dauder, que fue sustituido.

En el segundo tiempo siguió la tónica del l primero, el Albacete aguantaba un empate más que beneficioso para resolver la eliminatoria en casa y así poder recibir a uno de los grandes del fútbol español en el campo de los Mártires. Pero como tantas veces pasa, en este fútbol y el actual, la calidad del poderoso se impuso. Bravo y Gallardo marcaban para el Tarragona en dos minutos, 69 y 70Martín marcaba en el 84 y Gallardo justo antes de pitar el colegiado. Un 5-1 muy abultado y a todas luces injusto.

Pero quedaba el partido de vuelta, y pese a la diferencia de calidad entre los equipos, y el abultado marcador de laida, aquel miércoles 24 de Abril de 1949 (día absolutamente inhabitual entonces para el fútbol, no como ahora que hay fútbol todos los días) el público se movilizó en el campo de los Mártires y los jugadores confiaban en superar al poderoso a base de empuje. En un terreno de juego encharcado por la lluvia caída la noche anterior y con arbitraje del Sr. Ruiz Laurín, así formaban el titular del campo y el visitante:

Albacete: Sánchez, Nicanor, Martínez, Valentín,Igual, Morales, Sapiña, Costa, Roca, Belló y Porro.

 Gimnástico de Tarragona:Soro, Cobo, Taltavull, Rojo, Perdomo, Balmaña, Alsúa, Gallardo,Martín, Vázquez y Bravo.

Comenzaba el partido, y desde el primer segundo el Albacete se comió literalmente al Tarragona, no solo por empuje sino también por juego. La fuerte presión local la contrarrestaba el equipo catalán con marrullería, pérdidas de tiempo y pelotazos, hasta el primer gol del Albacete, obrado por un cabezazo de Belló en el minuto 31.

En el segundo tiempo, sigue la misma tónica, y a los 55 minutos el árbitro incomprensiblemente anula un gol a Juan Costa. Después el incansable equipo manchego, marcaba por medio de Sapiña en dos ocasiones, a los 62 minutos en un formidable tiro, y a los 70 minutos. El Tarragona se hundía en el encharcado terreno del campo de los Mártires, y solo sabía echar balones fuera, ante un público entregado con los suyos. Hubo multitud de ocasiones para el Albacete, pero el partido acabó 3-0.

Juan Costa (izqda) y Valentín Fernández (Derecha), integrantes de aquella plantilla


Le había faltado un solo gol al Albacete para completar la gesta, y llegar a cuartos de final de la Copa. Ahí se hubiera enfrentado nada menos que al Atlético de Bilbao de los Zarra, Panizo, Gaínza…Pero la ilusión de la gente, el reconocimiento nacional de ese grupo de obreros que llegaron tan lejos, y el recuerdo de los más veteranos quedó ahí para la posteridad. Además después vino lo mejor, se coronó la temporada con el ascenso a Segunda. Albacete estaba en el mapa futbolístico, y no sería la última vez… Pero, esa, ya es otra historia…


- Síguenos en Twitter e Instagram y no te pierdas ningún detalle.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *