EL PROBLEMA ESTÁ EN CASA

Mal momento el que atraviesa la UD Las Palmas, penúltima en la clasificación, con tan solo 6 puntos. Los números son pobres, no mienten y reflejan el declive de todo un histórico equipo de Canarias. Acumula solamente dos victorias en lo que va de temporada liguera, y suma nueve derrotas con la escalofriante cifra de 28 goles encajados y tan solo 8 anotados. Desde que el actual técnico Pako Ayestarán cogiera el testigo tras la renuncia de Manolo Marquez, la UD Las Palmas ha encajado 18 goles en 5 partidos. Números que asustan, pero si os preguntáis donde está el problema, la respuesta es sencilla, el problema está en casa.

La UD Las Palmas no es que haya comenzado mal el campeonato, no viene de un mal comienzo, viene de la temporada pasada, desde que el ex técnico Quique Setién anunciara que no iba a seguir. Es ahí, en mi humilde opinión, donde comienza todo. Los amarillos acabaron la temporada 2016/2017 de tal forma, que no es comparable a como la empezaron. Con ello, muchos aficionados y/o abonados dudaban sobre renovar su carnet o no. Algunos lo hicieron, otros no, muchos esperaban una chispa, algo que les motivara, pero no llegaba. Como suele ser habitual, el primer encontronazo fue el precio de los abonos. Todos los años igual, precios desorbitados para un equipo que no enamoraba, que no enganchaba, una vez más se perjudicaba al aficionado. A eso le sumamos los fichajes a coste cero, 9 adquisiciones sin gastar un solo euro, inclusive el entrenador, pescado del filial a pocos días de comenzar la pretemporada, tras la desastrosa operación para hacerse con los servicios del desconocido De Zerbi. Una vez más, nefasta planificación.

A día de hoy, la UD Las Palmas cuenta con una plantilla de ensueño, la mejor de la historia según el presidente de la entidad, pero que no ha sabido carburar, o al menos de momento. Hacer las cosas mal desde un comienzo, “parcheando” situaciones ha pasado factura. A ello, y que no sirva como excusa, hay que sumarle el estado físico de los jugadores, y en mayor desgracia, las lesiones; Vitolo tardó en estar (para mí no está dando el 100%), Sergi Samper igual, Halilovic está en el dique seco hasta dentro de 2 meses, ahora Jonathan Viera sobre las tres o cuatro semanas…
No seré yo quien defienda al técnico (12 derrotas consecutivas, el peor registro en la historia de la Liga) pero una cosa si está clara, Ayestarán tiene la misma culpa que tuvo Setién en su momento, NINGUNA.

La cosa pinta mal, no hay que engañarse, pero para todo hay solución, incluso con este panorama, y estoy seguro que la UD Las Palmas seguirá estando donde se merece, en la primera división. No será fácil, eso es más que evidente, pero recuerden lo que decía Paco Herrera cuando el ansiado ascenso, “esto es la Unión Deportiva Las Palmas, no puede subir sin sufrir”. Y ahora nos tocará sufrir, esta vez, para salvar la categoría.

 

Articulo hecho por David (@yellow_feeling)

- Síguenos en Twitter e Instagram y no te pierdas ningún detalle.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *