El Postpartido del Tintero. Zarpazo de realidad: Athletic 2-0 Real Betis

En El Postpartido del Tintero te llevamos cada jornada un reflejo de las sensaciones que nos recorren la loca cabeza verdiblanca después de cada encuentro del Real Betis Balompié. Compartiremos con vosotros desde el prisma que hemos visto el partido e intentaremos sacar conclusiones de cada uno de ellos. Todo con nuestra tinta verde sobre papel blanco. Porque para un bético el partido termina cuando comienza el siguiente.

No hizo un buen partido el Betis en el Nuevo San Mamés. Es obvio. Y ante una derrota, aspectos que no toman relevancia en las victorias y sí lo hacen en las derrotas. Especialmente hay uno repetido hasta la saciedad cuando las cosas no salen bien: el de la intensidad o los últimamente tan de moda huevos, cada uno que coja el color que más le guste.

Lo cierto es que si en las victorias no se debe caer en la simpleza de que la pelotita entra o se le echa más bemoles, en las derrotas también hay una serie de causas, propias y ajenas, que conllevan al desarrollo del partido. Entre ellas, el Athletic volvió a igualar el dibujo de sistema bético al igual que los últimos rivales verdiblancos. Y la verdad es que fue de los que mejor lo interpretaron. Dominadores del juego aéreo y un árbitro permisivo que nunca vio falta en las embestidas para recibir de espaldas de Sanabria y Loren. Un Betis con algunas bajas forzadas y deseadas, con algunos jugadores muy fuera de sitio, escasa combinación y movilidad por dentro y una lesión muy inoportuna. Todo esto hizo que el Betis no se sintiese cómodo y que el 0-0 al descanso fuese un alivio.

Mejoró el Betis en la segunda parte por una mejor interpretación de su rol de Camarasa, pero entonces llegó el gol vasco en una jugada mucho mejor defendible por parte de Tello. La reacción bética fue importante y siguiendo el mismo trabajo que durante toda la temporada casi se consigue un punto, a pesar de que el Athletic puede considerarse merecedor del triunfo.

Las sensaciones del Postpartido.

  • Inconvenientes. Se dice que cuando un equipo funciona, da igual el que entre. Pero como en todo, hay límites. Sin Mandi, Sin Barragán ni Francis, sin Junior, sin Guardado. Once casi con pinzas el que presentó el Betis.
  • Incómodo. Buen partido del Athletic que siempre hizo sentir al Betis incómodo, tanto desde la dureza en el juego como de la buena adaptación al juego con tres centrales que hizo el equipo rojiblanco.
  • Rachas. La racha de imbatibilidad pone fin en un partido en el que casi se consigue el empate. Que el equipo sea capaz de perder “con las botas puestas” es un síntoma a tener en cuenta, de equipo ganador.

También puedes leerlo en El Tintero Verdiblanco.

- Síguenos en Twitter e Instagram y no te pierdas ningún detalle.

Acerca de OscarT

Estudiante de Marketing e ITM en Universitat Oberta de Catalunya. Ciclo superior en Gestión de Transporte y Logística. Ciclo superior en Comercio Internacional. Ex-futbolista, apasionado del fútbol, tenis y pádel. Director de Marketing y Comunicación de MásQueGoles. Twitter:@TheIlusionist8 - Instagram:@oskartr94

Ver todas las entradas de OscarT →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *