El Postpartido del Tintero. Que el ritmo no pare: Real Betis 3-2 CD Leganés.

En El Postpartido del Tintero te llevamos cada jornada un reflejo de las sensaciones que nos recorren la loca cabeza verdiblanca después de cada encuentro del Real Betis Balompié. Compartiremos con vosotros  desde el prisma que hemos visto el partido e intentaremos sacar conclusiones de cada uno de ellos.  Todo con nuestra tinta verde sobre papel blanco. Porque para un bético el partido termina cuando comienza el siguiente.

La resaca por la gran victoria del derbi había durado demasiado para unos y se quedó corta para otros. Como en casi todo lo que sucede en este mundo, incluso de un gran suceso se vienen situaciones de disconformidad. En este caso, en la forma de encarar los días posteriores. A mi modo de ver, lo afronté con la misma intensidad con la que lo hice en la previa del partido. Con la ilusión de un partido de rivalidad pero por la paciencia de ser tres puntos más. Y así creo que lo tomaron los profesionales del club, en todos sus ámbitos.

El parte de guerra del partido frente al eterno rival nos presentaba una defensa bajo mínimos para el encuentro del lunes, que fue solventada a base de parches  que intentaron mantener el nivel de juego, en lugar de alinear a sus sustitutos naturales. Mano de entrenador. Parches como el de Francis o la posición retrasada de Javi García, que tienen la lectura positiva de la polivalencia del plantel y la negativa de la escasa confianza en la participación (y con motivos) de jugadores como Navarro o Tosca.

Por lo demás, la propuesta bética no fue muy diferente a la mostrada los últimos partidos. Un once muy ofensivo en vistas a darle más protagonismo a Boudebouz por dentro, con Fabián y Guardado en el inicio de la jugada. En frente, un Leganés que mostró dos caras, una que permitió salir jugando al Betis por lo que sufrió atrás. Y otra que presionó más arriba, y que aunque también sufrió, puso en apuros al Betis hasta el punto de igualar el encuentro. A punto de escaparse un partido que nunca debió peligrar.

Todo quedó solucionado en felicidad por un penalti de esos que antes no se pitaban transformado por el de siempre.

Las sensaciones del Postpartido:

  • Dimensión de plantilla. La alineación de Francis como lateral y García como central son un claro mensaje de los puntos flacos de la plantilla a la dirección deportiva.
  • León y Tello. Ambos protagonistas. El primero por volver a ser el corazón y el puñal incisivo de principios de temporada y el segundo por deslumbrar una vez conseguido el nivel físico de élite.
  • Rubén Castro. Volvió a ser protagonista en el césped del Villamarín. Esperemos que la cordura entre jugador-agentes-club haga que siga siendo posible mucho tiempo más.
  • Posición. Victoria de casi más valor clasificatorio que el derbi, que permite ser séptimos, en plaza presumiblemente europea.

Se viene un encuentro de los que gusta jugar en Primera División. Ante una afición ilusionada por un equipo que está demostrando la ambición suficiente para seguir en la línea de los que están en la pomada de los siete primeros. Armas suficientes para encarar y conseguir una victoria ante el que no ha sido derrotado.

También puedes leerlo en El Tintero Verdiblanco.

- Síguenos en Twitter e Instagram y no te pierdas ningún detalle.

Acerca de OscarT

Estudiante de Marketing e ITM en Universitat Oberta de Catalunya. Ciclo superior en Gestión de Transporte y Logística. Ciclo superior en Comercio Internacional. Ex-futbolista, apasionado del fútbol, tenis y pádel. Director de Marketing y Comunicación de MásQueGoles. Twitter:@TheIlusionist8 - Instagram:@oskartr94

Ver todas las entradas de OscarT →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *