El Postpartido del Tintero. Agonía a contraestilo: Real Betis 2-2 Girona FC

En El Postpartido del Tintero te llevamos cada jornada un reflejo de las sensaciones que nos recorren la loca cabeza verdiblanca después de cada encuentro del Real Betis Balompié.  Compartiremos con vosotros  desde el prisma que hemos visto el partido e intentaremos sacar conclusiones de cada uno de ellos.  Todo con nuestra tinta verde sobre papel blanco. Porque para un bético el partido termina cuando comienza el siguiente.

La losa de la aplastante derrota ante la SD Eibar sobrevoló el previo del partido del sábado. Algo esperado en un equipo que levantó las expectativas que consiguió en las primeras jornadas. Castigo merecido para un grupo de futbolistas que se arrastró por momentos en el verde vasco el pasado lunes.

El Girona optó por la misma estrategia que Eibar o Real Sociedad utilizaron para restar al conjunto bético, la presión alta. En este caso, una presión muy alta, al límite del reglamento (o quizá sobrepasándolo con el consentimiento arbitral), dejaban a Adán con el balón en los pies pero sin ninguna opción de pase. Nadie le presionaba, pero no tenía pase. Ante esto, se vio detalles de que el Betis ha trabajado una salida “b”, balón largo al punta a media altura para dar de cara a un interior que se incorporaba. Esto con León sobre el campo no es posiblemente la mejor solución, a lo que se unía la excesiva combinación de los centrales con el portero por falta de decisión (y precisión), y la falta de atrevimiento de Adán en las pocas opciones que les ofrecían extremos o el otro interior. Se abusaba del pase al portero por ansiedad y éste abusaba del pase largo por lo mismo.

Para hacerlo más difícil todavía, esa ansiedad, agresividad e imprecisiones acabaron con el 0-1 antes del descanso. Otra vez a remar en contra. Setién sacrificó el medio campo para poner más artillería y durante casi todo el segundo tiempo el balón y el control del partido fue catalán. La entrada de Fabián equilibró el equipo bético y cuando parecía que podría llegar la remontada tras el magistral pase a la red de Andrés Guardado, se culminó la noche con el loco final de partido dejando un sabor más agrio que dulce en la grada.

Las sensaciones del Postpartido.

  • Vida o muerte. El Villamarín juzga cada partido a los gladiadores verdiblancos. Un héroe de una batalla anterior (Boudebouz) pasa a villano en solo un partido.
  • La defensa. La pareja Amat-Tosca ya ha quedado marcada. La salida de balón y la contundencia empeoran con ellos en el césped.
  • Rotaciones. Más que para tener a todo el equipo activo están sirviendo para catalogar a jugadores como imprescindibles. Casos de Barragán, Feddal o Sanabria.
  • Guardado. Sus dos errores en la primera parte, la responsabilidad asumida y maestría del gol ejecutado o la disputa perdida por ir a robar un balón dividido en el 1-2 hacen ver el liderazgo y la ambición del mexicano.

Se respira un aire negativo con el equipo en una situación clasificatoria estable por la trayectoria de los últimos partidos. Un estilo no se cae ni se forma en tres partidos. El equipo demuestra calidad y poco puede parecerse esta campaña a la mediocridad de las anteriores.

También puedes leerlo en El Tintero Verdiblanco.

- Síguenos en Twitter e Instagram y no te pierdas ningún detalle.

About OscarT

Estudiante de Marketing e ITM en Universitat Oberta de Catalunya. Ciclo superior en Gestión de Transporte y Logística. Ciclo superior en Comercio Internacional. Ex-futbolista, apasionado del fútbol, tenis y pádel. Director de Marketing y Comunicación de MásQueGoles. Twitter:@TheIlusionist8 - Instagram:@oskartr94

View all posts by OscarT →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *