El Liverpool toca el cielo y se proclama campeón de la Champions League.

Los ‘reds’ consiguen su sexto título europeo tras una final con un enorme Van Djik y un inmenso Alisson.

Tras muchos días de espera, llegó la noche, llegó la final esperada y llegó el día en el que el Liverpool se proclamó campeón de Europa por sexta vez, tras una final algo sosa pero con muchos detalles que contar, no te lo pierdas y quédate en Más Que Goles.

Comenzó la final de la Champions League en Madrid muy intensa, nada más sacar de centro el Liverpool puso un balón en largo para Mané que recortó hacia atrás y metió un centro. Parecía no ser muy peligroso pero cuando Sissoko estaba colocando su defensa con el brazo, el balón golpeó su extremidad y el árbitro sin dudarlo pitó penalti a los 26 segundos de encuentro, el penalti más rápido en la historia de la Champions League. Tras 1 minuto de incertidumbre en el que el colegiado Damir Skomina contactó con la sala VOR y los jugadores del Tottenham protestaban, Salah lanzó el penalti con muchísima rabia tras lo ocurrido en la pasada final y con más corazón que inteligencia hizo el 1-0 para los ‘reds’ que estallaban de alegría.

1559402823_230286_1559416526_album_normal.jpg

Todo hacía prever que sería una final y una primera mitad muy entretenidas y con intensidad pero fue al contrario, todo estaba siendo muy previsible, los dos equipos estaban siendo muy planos y la final transcurría muy aburrida, tan solo un disparo de Henderson y alguna internada del Tottenham hicieron las ocasiones de una primera parte que no parecía que hubiese acabado con un gol en el marcador.

Llegó el segundo tiempo y todo siguió igual, primero llegaban los londinenses sin peligro y despejaban los ‘reds’ para que algún jugador suyo intentase cazar algún balón que en todo caso no acababa con riesgo.

Entonces llegó Jurgen Klopp y sacó al campo a Divock Origi, el héroe de la clasificación inglesa a la final tras anotar 2 tantos ante el Barça para culminar la remontada que le daría el pase a la final del día de hoy al Liverpool. Por su parte, Pochettino 7 minutos después dio entrada a Lucas Moura, el también héroe de las semifinales pero esta vez para los Spurs anotando un hat-trick ante el Ajax para hacer el 2-3. Se podía pensar que iban a ser dos jugadores que revolucionarían el encuentro pero no fue del todo así, el Liverpool siguió con su planteamiento conservador y el Tottenham por su parte, tuvo algo más de intensidad pero seguía siendo muy pobre, insuficiente como para atravesar el muro primero de Van Djik y después de Alisson. Los minutos transcurrían y no pasaba nada hasta que en el 84′, Eriksen botó una falta escorada dirección escuadra izquierda de la portería pero en la trayectoria, el balón se encontró a un magnífico Alisson que lo despejó a saque de esquina. Y 2 minutos después, el Liverpool sacó un córner que se quedó trabado en el área, nadie conseguía despejar y finalmente, el balón se le quedó al héroe del Liverpool en esta Champions League, Origi que cruzó un balón buenísimo raso imposible para Lloris que vio como se le esfumaban no muy lentamente las opciones de remontada a su equipo.

1559402823_230286_1559422568_album_normal

Los últimos minutos fueron de lo mejor del Tottenham en todo el partido, aun así solo dispararon dos veces a portería sin escaso peligro. Finalmente, el Liverpool se lleva el trofeo de Champions League 2018/19 tras una competición en lo general muy intensa pero que nos ha dejado una final muy pobre en cuanto a juego.

- Síguenos en Twitter e Instagram y no te pierdas ningún detalle.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *