El Barcelona evoluciona con Paulinho

Paulinho en 2015 tras un periplo difícil en la Premier cogió las maletas rumbo a China. Según muchos aficionados, era otra «víctima del fútbol moderno» que prefería ganar millones de euros a competir en ligas más exigentes.  Incluso tuvo el estigma de fracaso notable debido a la cantidad alta que desembolsó el Tottenham para ficharlo. Sin embargo, la nueva selección brasileña lo acogió con brazos abiertos como si fuera el hijo pródigo.  Paradojas futbolísticas importantes cuando analizamos el contexto donde ha realizado su irrupción.

Tradicionalmente, el Barcelona pobló su medular con futbolistas virtuosos a nivel técnico. Futbolistas de corte asociativo, capaces de regalar cientos de pases y donde el fallo casi no era opción. Años repletos de éxitos hicieron pensar que no eran necesarios jugadores que fueran llegadores, por ejemplo. El tiempo generó estragos lógicos en los «jugones» y Valverde se planteó que necesitaban un futbolista complementario. Paulinho no es brillante combinando, pero tiene algo que gana partidos y títulos (gol llegando por sorpresa desde segunda línea). Además, el físico del internacional brasileño también permite robar más balones realizando presión más alta.

Otra de las razones que explican su fichaje es la polivalencia. Jugando con Brasil ha demostrado buenas cualidades para jugar de mediocentro gracias a su trabajo y  buen posicionamiento táctico. Por lo tanto, no descartemos ver a Paulinho cerca de Busquets ofreciendo más fortaleza defensiva al Barcelona. En principio, tendría cierto protagonismo aunque la lesión de Ousmane Dembelé favoreció cambio de sistema y la incorporación del brasileño al once titular. De momento, siete goles anotados en Liga dan la razón a los que apostaron por su fichaje.

El fichaje de Coutinho y la recuperación del extremo francés, restarán minutos a Paulinho. De todas formas, el plus físico que aporta el brasileño más la evolución que supone al estilo permiten creer en que tendrá minutos importantes. Precisamente tener menos renombre mediático genera ver a Paulinho entrada con espacios y creando pavor a defensas contrarias. Valverde respeta la identidad cercana al «tiki taka», pero sabe que debe adaptar más registros para ser más competitivos. Ha mejorado el Barcelona defensivamente y ahora tiene un futbolista con llegada que rompe los esquemas de los equipos rivales.

- Síguenos en Twitter e Instagram y no te pierdas ningún detalle.

About OscarT

Estudiante de Marketing e ITM en Universitat Oberta de Catalunya. Ciclo superior en Gestión de Transporte y Logística. Ciclo superior en Comercio Internacional. Ex-futbolista, apasionado del fútbol, tenis y pádel. Director de Marketing y Comunicación de MásQueGoles. Twitter:@TheIlusionist8 - Instagram:@oskartr94

View all posts by OscarT →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *