DEJAD DISFRUTAR AL NIÑO

De bien es sabido que el deporte crea pasión y alegría, pero por desgracia a mucha gente le despierta sus instintos más primarios y aprovechan el  nombre del deporte para expresar sus frustraciones más agresivas.

Cada fin de semana vemos ciertos comportamientos y actitudes de gente, donde bajo mi experiencia, en fútbol base se repite.  El deporte en esta edad debe de inculcar unos valores : respeto, aprendizaje y compañerismo. Y desde la grada no se ve así.

Conozco casos de jugadores de edad muy temprana, donde ellos están apuntados a ciertas actividades deportivas nada más por satisfacer a su padres, y no  por propio placer.  Pero los chicos que aman este deporte, tienen que escuchar ciertos comentarios, reprimendas de sus padres. «Debes de hacer esto», » Por que has fallado esto» » No se la pases a tu compañero». Como entrenador buscas un equilibrio, pero eso afecta a los niños de tal manera de que fingen dolencias para no ir a entrenar y acabar detestando el deporte que más quieren

Se colocan estratégicamente, bien cerca del banquillo o en el horizonte de la mirada del hijo mientras juega,  Se enfadan cuando su hijo no hace caso de sus indicaciones (para hacer caso a las del entrenador). Critica abiertamente a los árbitros, discute con el entrenador su hijo y se enfada con los coordinadores que no están de acuerdo con el hecho de que su hijo es el mejor.

 

A menudo queremos que nuestros hijos ganen, se diviertan, aprendan, se relacionen, se lo pasen bien, sean los mejores, conozcan mundo, etc., etc., etc. Todo no es posible; si más no, no es posible todo a la vez.

Uno de cada 10.000 niños llega a jugar profesional. ¿Será ese tu hijo? No lo creo y estás equivocado si crees que en tu caso será distinto.

¡Dejad disfrutar a vuestros hijos!

 

 

- Síguenos en Twitter e Instagram y no te pierdas ningún detalle.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *