David Villa: «El delantero que buscaba el gol en una mina»

Otro de los indiscutibles protagonistas de la ‘Generación de Oro’ de la selección española se retira. David Villa dice adiós tras 18 temporadas llenas de goles, trabajo, sacrificio y, esto ya es personal, de estar un poco infravalorado. Gracias por tanto «Guaje»

David Villa Sánchez nació en Tuilla en la parroquia de Langreo (Asturias). De familia minera, lo que le enseñó a pelear, de niño sufrió una grave fractura que le obligó a hacer seis meses de rehabilitación. En la rehabilitación su padre le sugirió que entrenara también con la pierna izquierda. Eso explica que sea ambidiestro.

Ingresó en las categorías inferiores de la Unión Popular de Langreo (dónde estuvo hasta División de Honor en la 98/99. Debutó en el primer equipo sportinguista en la 00/01 en el Árcangel de Córdoba en el último partido de Liga.

En la siguiente temporada, se hizo un hueco en el ’11’ rojiblanco. Anotó dieciocho goles en cuarenta encuentros; y los asturianos estuvieron a un paso del Ascenso a Primera quedando en quinta posición.

David Villa muestra so verdadero olfato goleador veinte tantos en treinta y nueve encuentros. Debido a la pésima gestión de la familia Fernández se tuvo que acordar su traspaso al Zaragoza, para pagar a una plantilla al borde del abismo de Segunda B. En la 2002/03 anotó veinte goles en treinta y nueve encuentros. Se concretó además su traspaso al Real Zaragoza por 2.7 millones de €.

En la capital del Ebro se ganó el respeto de la afición maña a base de goles y lucha. Su primer gol fue el 14 de Septiembre ante el Real Murcia. El partido acabó (3-0). En su primer año como zaragocista contribuyó a conquistar la penúltima Copa del Rey para los maños con un triunfo sobre el Real Madrid marcando el segundo (2-3). Aquella final es conocida como “El Galácticidio de Montjuic”, debido a la profunda crisis que se originó en los blancos.

Tras una participación europea con el Zaragoza, lo que le valió las primeras internacionalidades, se confirma su traspaso al Valencia. C.F. A cambio de 12 millones de €. Finalizó la campaña con veintiseis tantos, ganador del Zarra y preseleccionado para el Mundial de Alemania.

Sin duda las temporadas en las que vistió de valencianista son las mejores a título individual: quince tantos en la primera, dieciocho en la segunda, veintiocho en la tercera y veintiún en la cuarta en el Valencia.

Dias antes del Mundial 2010 se hizo oficial su fichaje por el Fútbol Club Barcelona. Fue el último fichaje de la directiva de Joan Laporta. En sus tres años como azulgrana marcó cuarenta y ocho tantos en cientodiecinueve encuentros. Como curiosidad no fue el único jugador de las cuencas mineras de León y Asturias en el Barça; César Rodríguez, histórico delantero culé de los años 40, procede de estas tierras. Su celebración con rabia del gol ante el A.C Milán en los octavos de la UEFA Champions League, después de su lesión, representaba la superación, la lucha incesante. Nos representaba a todos

Se marchó en 2013 por desavenencias con la directiva de Sandro Rosell que quería fichar a Neymar. En el Atlético de Madrid. Consigue dieciocho goles, llegando a la final de la UEFA Champions League que perderían los colchoneros ante el Real Madrid (4-1).

Tras esa temporada, se comprometió con el New York City, pero como la temporada en la MLS empieza en Marzo, tuvo que estar varios meses en la Hyundai A-League australiana.

En la MLS estuvo cuatro temporadas y metió ochenta goles entre Liga Regular y Play-Off, protagonizando anécdotas como que varias veces le dio 300$ a un mendigo en mitad de la Gran Manzana.

Se marchó este año a reunirse con otros grandes en la Liga Japonesa como Fernando Torres o Andrés Iniesta. Recibido como una estrella de cine, el Imperio Nipón fue el ocaso para el ‘Guaje’ que buscaba goles en una mina

¡Hasta Siempre!

David Villa celebra con rabia el Tercer gol ante el A.C Milan en la 2012/13
- Síguenos en Twitter e Instagram y no te pierdas ningún detalle.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *