Creer que se puede. Análisis de la actual situación del Málaga CF .

El proyecto liderado por Hamyan Al Thani de tener un equipo en la máxima competición femenina se tambalea debido a la crisis de resultados del equipo malagueño.

La gran apuesta del Málaga no está traduciéndose en el campo, y a pesar de ser uno de los equipos con los que más refuerzos y comodidades cuentan, el aspecto deportivo no está arrojando el fruto que se preveía. Una primera vuelta muy digna a pesar de una plantilla nueva, hacía pensar que este equipo podía aspirar a la tranquilidad, ni más ni menos, ya que el proyecto se asentaría aún más con el tiempo. Las dificultades, que se alargan en el tiempo, lo tienen hundido en la tabla, y perdiendo cada semana la ventaja con la que contaba con los equipos de abajo. Ahora, la salvación está a tres puntos que deberán recortar en seis finales, algunas de ellas contra equipos muy superiores y en pleno objetivo.

Desde MQG, medio que sigue la actualidad del equipo diariamente, queremos encontrar respuestas a estos malos resultados, sin señalar culpables, pero analizando los puntos débiles y fuertes de este equipo, que debe cambiar muchos aspectos si se quiere lograr el objetivo de la permanencia y que la ciudad siga viendo fútbol femenino en la élite, algo que costó tanto recuperar.

Un sistema que hace aguas

A todos y todas los que seguíamos al conjunto de Contreras el año pasado, nos sorprendió el cambio de táctica y las consecuencias que ello generaba. Las futbolistas tenían que tomar otro papel, y la actitud debía ser distinta para sostener una línea atrás de 5, y en momentos de 3. Este sistema podía justificarse por la evidente diferencia física que existe entre la primera y la segunda categoría. No parecía mala idea eso de acumular gente defendiendo, hacer repliegue o buscar el robo y salir a la contra frente a equipos que creíamos superiores. Además, contar con carrileras con velocidad podía dar más argumentos a esta decisión.

Una vez justificado, solo quedaba darle tiempo. En la primera vuelta, a pesar de ser uno de los equipos más goleados, se pudo competir y salir con ventaja de los llamados “duelos directos”. El sistema no funcionaba a la perfección, pero era efectivo para la consecución del objetivo. Las idas y venidas de jugadoras en los onces e incluso en convocatorias, hacía que, aunque la idea pareciese la misma, la ejecución cambiaba y era (y es) muy difícil dar con la alineación titular en cada partido. Entonces el “nuevo Málaga” seguía siendo prácticamente nuevo a final de la primera vuelta.

Antes incluso que finalizase la misma, empezó a verse el principio del declive. Los equipos, cada vez más profesionalizados y contando con más coberturas para estudiar al rival, sabían cómo jugaba este Málaga y como hacerle daño y negarle ese resquicio de esperanza, que era la competitividad. Empezaron a ganar las batallas en el centro del campo y hacer 2 contra 1 en bandas, donde las carrileras malaguistas son superadas una y otra vez en balones a la espalda de las mismas, por encontrarse apoyando al centro del campo en esa presión. La referencia arriba de una delantera que fijase a las centrales, liberaba el juego por los extremos que tanto daño le ha hecho al equipo de Contreras en estos meses, con numerosos centros laterales que acaban en gol. Al Málaga le incómoda las transiciones rápidas en contra, y es el mayor déficit en defensa que se encuentra en este aspecto. Hacer frente a delanteras con mucho físico no es fácil, y el hecho de acumular centrales no sirve para defender mejor.

El centro del campo se vuelve insostenible cuando una futbolista como Pamela, en muchas ocasiones, es la única que le pone intensidad para no dejar pasar al rival. Una presión que se vuelve poco efectiva, cuando el rival invita a que lo hagan para tener más claras las líneas de pase, hasta llegar a donde quiere. Esto desestabiliza a un equipo, que a pesar de contar con una de las mejores guardametas de la categoría, le generan tantas ocasiones que, por mera lógica, terminan encajando.

En ataque el asunto no mejora, y no será por futbolistas con gol. El Málaga sufre, y cuando tiene el balón ya piensa en no hacerlo. Esto hace que les falte fluidez y se llegue con garantías de anotar gol. El balón parado es el arma más peligrosa de un equipo que tiene mucha calidad en el golpeo.

Raquel, de box to box a líbero

Es uno de los casos que genera más debate en los seguidores de este equipo. ¿Por qué una de las centrocampistas con más llegada y más completa del equipo es relegada a tareas exclusivamente defensivas? La madrileña, que acaba de pasar ronda en Fútbol Draft como una de las 55 futbolistas más prometedoras de nuestro país, está siendo una de las poquísimas piezas fijas en este conjunto. Y es debido al buen papel que está ejerciendo en la zaga, a pesar de todo. Pero viendo que el equipo escasea en la creación, muchos ven que la futbolista está siendo desaprovechada para esos fines. Con responsabilidad defensiva, mucha llegada, buen trato de balón, gran estado físico, claridad de ideas y ¿por qué no? Mucho gol… la presencia de Raquel en puestos más adelantados daría otro aire a un equipo que necesita respirar en esas posiciones.

Goles encajados y goles anotados

El Málaga recibe un gol cada 39 minutos disputados, una cifra poco sostenible si tenemos en cuenta que hace gol cada 127. Estos números no son compatibles con la salvación que tanto esperan en la capital de la Costa del Sol. Tras la debacle en Sevilla, la plantilla se conjuró para mostrar una imagen más sólida contra uno de los mejores equipos de la categoría, como el Levante. Las futbolistas, animadas también por un tibio conjunto granota, fueron más efectivas en la presión y completaron un gran partido, que por momentos merecieron incluso ganar.

Estos números arrojan conclusiones variadas, pero una clara por encima de todas: el sistema parece incompatible con la permanencia si no se cambia algo en algún tramo del mismo. Y es que existe un grave desequilibrio en el dibujo, donde las delanteras cada vez están más solas por priorizar no sufrir más atrás, algo que tampoco se consigue.

El plan de contingencia pasa por involucrar más al centro del campo y que Pamela no sea la única que meta la pierna. Consiguiendo batallar ahí, el resto de líneas se verán compensadas y todo fluirá mejor, tanto para reducir distancia con el ataque, como para parar la sangría goleadora en contra.

Las seis finales

Equipos que ya han cumplido, otro en plena pelea por el título y tres enfrentamientos directos por la permanencia. Esto es lo que le queda al Málaga CF para lograr estar otro año más en la élite:

Madrid CFF (+1): El gol en el descuento de Jade para el EDF Logroño mete otra vez en el descenso al conjunto madrileño. Un equipo que ha cambiado de entrenador y que notó cierta mejoría, pero su irregularidad les mantiene en la quema. Su punto más destacado es el ataque, con presencia de jugadoras con mucho talento y con habilidades que podrían hacer daño a la defensa malacitana. El conjunto andaluz con el average ganado, querrá repetir el resultado de la primera vuelta, en la que salieron victoriosas por 2 a 1 con goles de Mascaró y Adriana. Parece difícil que el sancionado Contreras vuelva a contar con la misma pareja de atacantes. Parece prematuro decirlo, pero la sensación es que la salvación pasa por este partido.

Fundación Albacete (+4): Un buen inicio parecía indicar que el equipo manchego iba a tener otro sino en esta Liga Iberdrola. Pero ni los goles de Alba Redondo han podido equilibrar los efectos de una mala defensa que condena al Funda a estar cerca de los puestos de descenso. El 1 a 1 hace indicar que en la segunda vuelta se vivirá de nuevo un encuentro igualado y con los nervios a flor de piel.

FC Barcelona (+46): La victoria del conjunto de Lluis Cortés en el Metropolitano en lo que fue un partido histórico frente al Atlético de Madrid, aprieta hasta tal punto la Liga, que las culés llegarán a este partido motivadas y queriendo que no se repita los errores pasados. Tiene las mejores futbolistas de la categoría a pesar de no ser primeras y se antoja un tanto difícil que el Málaga pueda extraer algo positivo de su visita, aunque habrá que ver si la ilusión puede imponerse a la calidad del rival.

Sporting Huelva (+6): El equipo que más cara ha plantado a los grandes de la categoría, se viene abajo en partidos que debería considerarse más parejos. En la primera vuelta, las onubenses ganaron al Málaga con solvencia, en uno de los partidos que más ha dolido a esta plantilla. A pesar de la distancia en puntos, el Málaga tiene una oportunidad de oro para sumar tres puntos en su feudo, y recortar, a priori, distancia con un rival directo, aunque no sabemos cómo estarán los puntos a esa altura de temporada. Una estelar Anita mantiene con vida y con cierta tranquilidad a un equipo con mucho carácter y convicción.

Athletic Club (+23): La falta de objetivos quizás está haciendo que el Athletic baje prestaciones, pero en casa sigue siendo uno de los mejores conjuntos de esta Liga. La proximidad del Mundial de Francia, hará que muchas integrantes de esta plantilla no quieran bajar su rendimiento y darán todo para seguir dando motivos a Vilda que deben ser uno de los nombres de la lista definitiva.

Rayo Vallecano (+8): Parece que no peligra que un histórico como el Rayo se mantenga en la categoría un año más a pesar de su desastrosa directiva, pero es cierto que en las últimas semanas, debido a los grandes rivales con los que se han enfrentado, tambaleen un poco las buenas sensaciones con las que contaban. No sabemos cómo estará el Rayo en el último partido de temporada, pero se espera, que, con la salvación asegurada, no deba ser un rival que pueda ganar, al menos en actitud, a un Málaga que si estará peleando hasta el último instante.

La implicación en la lucha: motivos para creer

Los numerosos mensajes de unión e implicación, hace que la afición no deje de crear en ellas, aunque parezca que todo va mal. Las futbolistas del año pasado parecen que quieren tomar el mando de este barco que no van a dejar que se hunda.

A pesar de que desde fuera puede verse algún que otro gesto de desidia por parte de ciertas jugadoras que se fueron o que siguen en el club, la mayoría de la plantilla está más que implicada en estas últimas jornadas de Liga. Que algunas no estén implicadas es algo a valorar por las personas que tienen que hacerlo, ya sean entrenadores o capitanas, pero la salvación pasa por todas y cada una de las integrantes de este club.

A pesar de las derrotas y la impotencia que generan, este equipo transmite una fuerza y pundonor que da esperanzas hasta a los más pesimistas de que se puede, y de que ahí no se va a rendir nadie. No sólo luchan por una camiseta, sino por un sueño, por seguir viviendo en él y aspirar a mejorarlo más aún. En esta categoría no se aspira a más por dinero, sino por puro crecimiento personal, y demostrar (sin tener que hacerlo) que son futbolistas profesionales. Porque es un fútbol que aún no está contaminado por representantes buitres que anteponen cifras a esfuerzo y sudor. Porque luchan por los colores que les han dado la oportunidad y porque lo hacen también por ellas mismas y por una generación que les ve ya como referentes. Las futbolistas de esta plantilla seguirán peleando por mantener la categoría y no dejar pasar el tren que va tan cargado de voluntades y razones para ver a esto como algo exponencial.

Y no sólo es fuerza e ilusión lo que tiene este equipo, también atesora calidad y motivos suficientes para hacerlo posible. Una portería de garantías que, a pesar de los goles encajados, cada semana tiene presencia en las jugadas destacadas por sus numerosas salvadas. Una de las plantillas con defensoras que más futuro tienen, como es el caso de Marta Cazalla, Ruth y Cristina Postigo. Laterales con diferentes tonos, como el físico espectacular de futbolistas como Encarni, la calidad de Leti, etc. Una uruguaya que no va dejar que este equipo baje y así lo demuestra Pamela en cada minuto, de cada partido, al igual que Dominika. Una de las futbolistas con mejor toque de la categoría como Paula. Una María Ruiz que nos hizo llorar de alegría a todos y a todas. Una Mascaró que quiere seguir viviendo de un fútbol por el que lucha cada día. La dureza de la vida de Ode, que solo puede hacer que no dé ni un balón por perdido. Y la capitanía de una Adriana que tiene que volver a disfrutar con esto del fútbol y quitarse la presión.

El potencial del fútbol femenino cada vez se hace más visible, y un club histórico como el Málaga tiene que formar parte de él, a pesar de la incertidumbre que estamos viviendo estos días con el futuro del mismo en nuestro país.

- Síguenos en Twitter e Instagram y no te pierdas ningún detalle.

Acerca de Lorena

Disfrutando y hablando de fútbol femenino.

Ver todas las entradas de Lorena →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *