Cracks de la Liga Iberdrola: Noelia Ramos

Pocas futbolistas hay que casen mejor con un equipo como el Sevilla como lo hace Noelia Ramos. Y es que del equipo hispalense “dicen que nunca se rinde”, exactamente lo que predica diariamente la guardameta tinerfeña. Hoy conocemos a otra de las cracks de Liga Iberdrola, una de las futbolistas jóvenes con más experiencia de nuestro fútbol. A pesar de sus 20 años, Noelia Ramos ya tiene una dilatada carrera a nivel de clubes y de las inferiores de la selección española, con numerosas presencias en europeos y mundiales. La constancia la define, y es que el camino no ha sido fácil a pesar de contar con el apoyo de su familia y sobre todo de su hermana gemela, Natalia Ramos. Ha tomado decisiones cruciales para seguir creciendo en este deporte, del que tiene mucho que aprender, además de compaginarlo con sus estudios en la Universidad.

Sus inicios

Una operación de corazón cuando tenía seis meses, solo consiguió que Noelia Ramos fuese más fuerte. Aunque pudiera parecer un problema en la práctica deportiva, no fue así, y la futbolista tinerfeña corría desde pequeña edad por las calles de San Cristóbal de la Laguna, así como en la playa de Los Cristianos con un balón en los pies, mientras jugaba con sus primos y hermanos. Nacida en el seno de una familia donde el fútbol estaba muy presente, ya que su padre y su tío eran futbolistas, era normal que tanto a ella, como a su hermana gemela Natalia, les entrara el gusanillo por este deporte.

A los 7 años se federaron como prebenjamines en el Club Deportivo Esperanza, donde jugaban con niños, los cuales algunos no entendían como podían jugar con niñas, algo que no hizo decaer ni a Noelia ni a Natalia para demostrar que eran iguales. Fue la primera vez que se enfundó los guantes de portera, aunque le llegaban tan poco al arco que se aburrió y decidió probar de delantera. Las dos hermanas pasaron al Laguna donde en alevín, Noelia se dio cuenta que donde se encontraba más cómoda era bajo palos y se apuntó en la Escuela Insular de Porteros para seguir formándose.

En el Laguna, finalizó su etapa de compartir vestuarios con niños, por lo que pasó al Club Deportivo Charco del Pino y posteriormente al Granadilla, dónde empezó su etapa profesional con 14 años y sus éxitos con las inferiores de la selección. El equipo tinerfeño que ahora triunfa en Liga Iberdrola, se fundó dos años antes de que recalase Noelia Ramos y tuvo un crecimiento fulgurante.

Trayectoria profesional

Consiguió el ascenso con el UDG Tenerife y a los 15 años ya estaba debutando en la máxima categoría del fútbol español. Tras tres años en el mejor equipo de fútbol femenino insular, Noelia Ramos tuvo que tomar decisiones importantes para poder compaginar su formación académica con hacerse un nombre en este deporte.

En 2017 fichó, junto a su hermana Natalia, por el Levante, uno de los equipos punteros de España. El traslado a la península no fue fácil, aunque tenerse la una a la otra, les hizo la transición más llevadera. En lo deportivo, no fue un año fácil para Noelia, ya que el Levante vivía un momento convulso y además ella no contaba con los minutos que le gustaría. El conjunto granota, con su sonada revolución a final de temporada, dio salida a más de la mitad de su plantilla, entre las que estaba la guardameta, por lo que buscó acomodo en otro club.

Y el Guadalquivir se cruzó en su camino en 2018. A la joven futbolista siempre le atrajo el club hispalense, por su particular carácter y pasión. El Sevilla parecía un equipo hecho para Noelia Ramos y Noelia Ramos para el Sevilla, por lo que esta comunión perfecta hizo que recalará en la entidad rojiblanca. Fichar por el conjunto de Nervión supuso cambios en la vida de la portera. Una nueva ciudad con un olor especial, el comienzo de la carrera universitaria y un nuevo club llevaban consigo una cara B, y es que por primera vez en la familia Ramos, las hermanas no iban a compartir equipo. A pesar de tener que adaptarse a estar lejos de un apoyo fundamental, Noelia Ramos es muy feliz en Sevilla y ha congeniado con una afición que la adora.

Pero hablar de la carrera de Noelia Ramos, es hablar de la selección española. Con 20 años ya lleva 4 defendiendo la camiseta nacional, siendo parte importante de los sonados éxitos de las categorías inferiores.

Campeona del Europeo de Islandia sub 17 en 2015 y del Europeo de Irlanda del Norte sub 19 en 2017. Subcampeona, junto a su hermana Natalia, y siendo capitana de la selección en el Europeo de Bielorrusia en 2016. Bronce y Guante de Oro en el Mundial sub 17 de 2016 en Jordania. Y subcampeonato del Mundo en la sub 20 en el campeonato de Francia, con un rol distinto, perdiendo la final en los penaltis con Japón.

Éxitos tras éxitos que han convertido a Noelia Ramos en una de las porteras más curtidas a nivel competitivo a pesar de su corta edad.

Perfil técnico/táctico

Trabaja duro y sueña en grande. Ese es el lema de nuestra protagonista, a la cual el fútbol le ha deparado momentos muy bonitos, fruto de esa dedicación y trabajo. Un entrenamiento a consciencia que le ha llevado a tener unas características sobresalientes para defender con seguridad la portería de los equipos en los que ha estado.

Persignarse, señal hacia el cielo para decirle con un gesto a su abuela que la recuerda, tocar los tres palos, ir al punto de penalti y persignarse de nuevo para que comiencen los 90 minutos. La cábala inicial de Noelia Ramos antes de que la colegiada da por iniciado el partido, le hace meterse en ellos desde el primer momento. A partir de ese momento, no desconecta en ningún instante de lo que ocurre sobre el césped.

Todas y todos los que han trabajado con ella la definen con una palabra: seguridad. Noelia Ramos, a pesar de tener mucho nervio, los aplaca y los saca a relucir justo en el momento en que su equipo lo necesita. Es una portera que dirige, que habla a sus compañeras para asegurarse de que todas estén metidas en el partido y lanzarles mensajes positivos cuando las ve más bajas.

La ambición por ganar, la garra de una futbolista nacida en la isla de un volcán, con la que ordena a su defensa, su visión para hacer buenas las transiciones de su equipo desde atrás, su fortaleza, su humildad, su ilusión y su lucha hacen que Noelia Ramos acabe ronca tras cada partido, pero satisfecha e insatisfecha por parte iguales con la premisa de mejorar siempre.

Su dominio del espacio, sus reflejos y sus características físicas han hecho que el Sevilla acaricie una salvación compartiendo portería con Noelia Gil. Además, el momento culmen de la temporada de Noelia Ramos fue su exhibición frente al Levante para dar a su equipo nada más y nada menos que unas semifinales de Copa de la Reina, partido del cual hablaremos más adelante.

La unión de la biología y un sueño

La familia Ramos inculcó desde el nacimiento conjunto de Natalia y Noelia los valores que derivan del deporte. Ambas se han acompañado la una a la otra en el camino del fútbol hasta que hace meses que el propio fútbol les ha separado. Siendo fuertes y apoyándose en la distancia, los kilómetros que le separan y la sana competencia de defender la camiseta de equipos distintos, no son motivos para notar esa lejanía.

La propia biología las unió, pero el sueño de ser futbolistas le han hecho inseparables. Muchos momentos vividos desde la niñez, desde la adolescencia, un apoyo irrenunciable en el césped y fuera de él. Desde sus troleadas a los profesores a compartir vestuario de la selección en Bielorrusia.

En Tenerife lo saben, y dicha unión provocó que la isla reclamase la apertura del Heliodoro Rodríguez López para recibir a dos de sus prodigios del fútbol. Aquel 4 de Noviembre que será un recuerdo imborrable para la familia Ramos, pues fue el momento en el que tuvieron que partirse el corazón para apoyar a sus dos hijas. En el partido de vuelta, en el Estadio Jesús Navas, Natalia anotó un gol, batiendo a su hermana en portería para darle los tres puntos al Granadilla, dando cuenta que, a pesar de la unión, ambas son ante todo profesionales.

Recuerdos

Sin duda, uno de los momentos imborrables para Noelia Ramos será esos dos enfrentamientos contra su ex equipo y hermana gemela. Ambos fueron partidos duros, pues la victoria cayó de lado de las tinerfeñas, complicando la permanencia del Sevilla, por lo que es un recuerdo agridulce.

Otro de esos instantes que nunca olvidará la portera, será cuando piso por primera vez el Ramón Sánchez Pizjuán y escuchó el himno que tanto le hacía sentir. Desde ese día no se pierde ni un partido del conjunto de Nervión, siendo una hincha más.

Uno de las primeras alegrías que le dio el fútbol fue cuando con apenas 14 años, conseguía el fulgurante ascenso con el Granadilla a la máxima categoría. Además, lo hacía junto a su hermana y en el equipo de su tierra, por lo que para ella cuenta como uno de esos momentos que no olvidará jamás.

Con la selección ha podido sentir lo bueno y lo malo del fútbol. La victoria y la derrota que con el tiempo se convirtió en aprendizaje. Su última experiencia en el Mundial de Francia no fue todo lo grata que esperaba, pero una plata antes una de las potencias con el tiempo se vuelve algo positivo y reseñable, a pesar de lo duro que es caer siempre en circunstancias como unos penaltis. Sus éxitos, los cuales algunos lleva grabados en su piel, han sido la tónica habitual en su paso por las inferiores, donde siempre que ha disputado un campeonato ha salido con medalla. Su mejor momento fue el MVP que consiguió contra Alemania en el Mundial sub 17, cuya actuación general le llevó a ser la mejor portera del torneo.

Su capacidad de aprendizaje y sus ganas de reinvindicarse hicieron que Noelia Ramos le regalase a su equipo y a todos los aficionados y aficionadas al fútbol femenino una de las actuaciones más destacadas de su carrera, precisamente contra su ex equipo, el Levante. Su temporada y su salida del conjunto granota hizo que Noelia Ramos guardará una espinita y es que el fútbol siempre compensa todo y devuelve momentos maravillosos. Por eso, la guardameta, con sus paradas durante los 90 minutos y en los penaltis, llevó a su equipo a las semifinales de Copa de la Reina, mientras vivían uno de sus etapas más duras en la competición liguera.

Recuerdos positivos y negativos que han hecho curtir y crecer a una futbolista, que ha sabido ir controlando sus impulsos para convertirse en una de las porteras con más proyección a nivel nacional. A pesar de haber tenido bastantes logros en su carrera, Noelia Ramos quiere más y tiene todo el tiempo para conseguirlos. De momento sus acertadas decisiones siempre le han hecho ser parte importante allá donde ha ido, conectando con el aficionado y aficionada que se rinde a la promesa tinerfeña, la cual responde agradecida y con cercanía a todas las muestras de cariño. Sabemos que esta es Noelia Ramos, pero no sabemos lo que será, lo que está claro es que el fútbol le depara cosas muy positivas.

- Síguenos en Twitter e Instagram y no te pierdas ningún detalle.

Acerca de Lorena

Disfrutando y hablando de fútbol femenino.

Ver todas las entradas de Lorena →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *