BOUNOU, UN PORTERO DE ‘ASCENSO’

Dicen los proverbios que una casa no se construye desde el tejado. Los cimientos de la misma tienen que ser fuertes y fiables de primeras para que, posteriormente, el resto del edificio pueda aguantar cualquier peso. En un equipo de fútbol, ocurre lo mismo. Una plantilla se construye a partir de todas las líneas del campo, pero la portería es uno de los cimientos más capitales. Y en el caso del Girona, Bounou es el ‘muro’ de carga.

El portero de uno de los equipos revelación de la pasada campaña tiene una peculiar historia personal. Nacido en Canadá, se crio en Casablanca ya que sus progenitores eran marroquíes. Ahí despertó su pasión por el deporte rey. Y precisamente, a los ocho años empezó a jugar en el equipo de la ciudad. No obstante, diez años más tarde cruzaría Gibraltar para cumplir su deseo de dedicarse a esto.

Fue el Atlético el que se interesó por él, cuando lo vio un torneo. E incluso llegó a jugar con el filial y a estar a las órdenes de Simeone en algún entrenamiento, pero nunca debutó. Sin embargo, eso no le frenó y el Zaragoza le fichó para Segunda. Se puede decir que el equipo maño le dio alas en forma de guantes. Aunque aprendió a volar en el Girona.

BOUNOU SE CONSOLIDÓ EN CATALUÑA Y AHORA DISFRUTA DE LA TITULARIDAD

Y es que Bounou fue el portero del ascenso del cuadro catalán a la categoría reina del balompié español. Sin duda su mejor momento hasta la fecha como profesional. Para los aficionados de Montilivi fue un éxtasis, pero para los jugadores también fue una etapa espectacular.

Ya en Primera, el guardameta marroquí enseñó y mostró sus habilidades bajo palos. Sobretodo destaca por su envergadura, pero no hay que olvidarse que, a pesar de su altura, no es un portero al que le queme el balón cuando lo tiene en sus pies. Esas cualidades dieron mucha confianza a la defensa y al resto de la plantilla. Y no solo lo vio Machín; este año, que el técnico soriano ha emprendido su viaje al sur, tampoco le está faltando titularidad, pues es el fijo en el arco de la mano de Eusebio.

- Síguenos en Twitter e Instagram y no te pierdas ningún detalle.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *